GAM052. Berlin (Germany), 26/05/2013.- German Chancellor Angela Merkel (C) awaits the arrival of Chinese Premier Li Keqiang (not seen) at the Federal Chancellery in Berlin, Germany, 26 May 2013. The Chinese Premier is meeting with Chancellor Merkel during his first official visit to Germany. EFE/EPA/MAURIZIO GAMBARINI | MAURIZIO GAMBARINI

2

Según el semanario 'Der Spiegel', Alemania elabora una iniciativa para hacer llegar créditos bilaterales a las empresas pequeñas y medianas de España y Portugal que tienen difícil acceso a financiación en sus países.

La revista ve en esta iniciativa un cambio radical en la política de rigurosa austeridad propagada por el gobierno de Angela Merkel. La revista ve en esta iniciativa un cambio radical en la política de rigurosa austeridad propagada por el gobierno de Angela Merkel, Berlín quiere que el banco público de fomento KfW conceda préstamos globales a los países del sur de Europa.

Estos, a su vez, podrían inyectar financiación a la economía real aprovechando los bajos intereses de los alemanes. Los préstamos del KfW serían avalados por el Parlamento alemán, señala la información.

Adicionalmente, Alemania podría participar a través del KfW en un fondo de capital de riesgo de 1.200 millones de euros con el que el Gobierno de España espera poder movilizar un total de 3.200 millones de euros para inversiones.

El Ejecutivo de Merkel estaría dispuesto a movilizar una cifra inferior a los 10.000 millones de euros. «Creo que deberíamos ofrecer de forma adicional ayudas alemanas bilaterales», cita el 'Spiegel' una misiva del ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, al titular de Economía, Philipp Rösler.

Golpe de timón

Según la publicación alemana, la razón de este golpe de timón son los escasos resultados de tres años de la disciplina fiscal y recortes propagada desde Alemania, en especial el feroz aumento del desempleo. «Si no actuamos ahora, el sur de Europa corre peligro de perder toda una generación», cita la publicación al entorno de Schäuble.

Precisamente, Schäuble opina que España ha logrado «enormes avances» durante los últimos años bajo el Gobierno de Mariano Rajoy y que su trayectoria económica «va en el buen camino», por lo que cree que España «está haciendo lo correcto».

En una entrevista en el diario ABC el político alemán declara tener «una gran confianza» en el Gobierno español y afirma que «todos los organismos internacionales están de acuerdo en que España está en el buen camino para superar esta fase económicamente difícil».