0

El portavoz de Alternativa Galega de Esquerda, Xosé Manuel Beiras, abandonó ayer airado unos minutos el hemiciclo del Parlamento gallego, tras unas alusiones del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, a quien previamente increpó en su escaño, en una bronca sesión parlamentaria.

El incidente se produjo durante la sesión de control, con tres preguntas de la oposición sobre las fotos del jefe del Ejecutivo con el narcotraficante Marcial Dorado, cuando el presidente afeaba la estrategia del portavoz del BNG, Francisco Jorquera.

Feijóo acusó al líder nacionalista de sobreactuar, con lo que, en su opinión, sólo le queda «sacar el zapato» —como hizo Beiras hace años en una ocasión en el Parlamento— o «emocionarse tanto, tanto» hasta llorar, como también hizo el portavoz de AGE en el pleno pasado.

En este momento, Beiras se levantó de su escaño y se dirigió al de Núñez Feijóo, que estaba interviniendo, dio un golpe en la madera y dijo: «Un poco de decencia».

Luego volvió al escaño y señaló: «Me voy, no hay dios que lo aguante», y dijo del presidente que se cree «el ser supremo de Galicia».

Xosé Manuel Beiras, minutos después, regresó al hemiciclo.

El PP pidió ayer la dimisión de Beiras, mientras que la oposición coincidió en criticar la actitud del jefe del Ejecutivo autonómico por su estrategia de provocación.