El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. | Efe

85

La prima de riesgo ofrecida a los inversores por los bonos españoles a diez años respecto a los alemanes ha superado la cota de 600 puntos básicos por primera vez desde la introducción del euro, con una rentabilidad por encima del 7,17%.

En concreto, el diferencial entre los bonos españoles a diez años y el 'bund' se ampliaba a las 14.21 horas hasta un récord de 600,5 puntos básicos, con una rentabilidad del 7,175%, tras haber iniciado la sesión en 578,5 puntos.

Este repunte coincide con la presentación por el Gobierno del cuadro macroeconómico, que prevé que la economía española seguirá en recesión en 2013, con un descenso del PIB del 0,5%, y que reduce la caída de la economía para este año hasta el 1,5%.

Por su parte, la Bolsa española ha registrado hoy la mayor caída del año tras desplomarse el 5,82 %, hasta 6.246,30 puntos, afectada por el repunte de la presión de los mercados sobre la deuda soberana española.

Con la prima de riesgo española en máximos históricos de la creación del euro, 610 puntos básicos, y el rendimiento del bono nacional a diez años en el 7,26 %, la bolsa eleva sus pérdidas anuales hasta el 27,08 %.
En la semana, el mercado ha caído el 6,28 %.

En el resto de Europa, Milán ha perdido el 4,38 %; Fráncfort, el 1,90 %; París, el 2,14 % y Londres, el 1,09 %.
La Bolsa española se ha visto hoy afectada por un nuevo repunte de las tensiones de los mercados, que han provocado que la prima de riesgo registrara nuevos máximos desde la creación del euro.

Tras comenzar la jornada con un leve repunte del 0,14 %, ha llegado a caer más del 6 %, como consecuencia según los analistas del aumento de las presiones sobre España, que se acentuaban una vez se conoció que la Comunidad Valenciana ha sido la primera en pedir su adhesión al fondo de liquidez autonómico para poder hacer frente a los vencimientos de deuda de este año y al pago de proveedores.

Los analistas consultados por Efe han explicado que las reformas de España deben ir encaminadas a corregir las duplicidades de la Administración Pública, y que mientras este aspecto no se acometa de verdad, no habrá respiro en los mercados.

Además, han advertido de que España «está llegando a un punto límite» y que los mercados están trasladando el miedo a un «inminente rescate» del país.

Asimismo, han alertado de que España «no podrá aguantar más días como el de hoy con estas presiones de los mercados».

Los valores más castigados en la Bolsa española han sido los bancarios, a pesar de que el Eurogrupo ha aprobado los términos y las condiciones de la ayuda de hasta 100.000 millones que recibirá España para sanear su sector financiero.

La recesión continuará en 2013

En el día de hoy, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha anunciado que la economía seguirá en recesión en 2013, con un descenso del PIB real del 0,5%, frente al crecimiento del 0,2% previsto anteriormente, según las previsiones del Gobierno incluidas en el cuadro macroeconómico presentado junto al techo de gasto para el próximo año, que reduce la caída de la economía para este año hasta el 1,5%.

Noticias relacionadas

El Ejecutivo, que también ha rebajado del 1,7% al 1,5% la caída del PIB prevista en 2012, ha empeorado así sus previsiones de crecimiento para 2013 y además ha rebajado las expectativas de actividad del 1,4% al 1,2% en 2014. No obstante, espera que el PIB crezca un 1,9% en 2015, frente al 1,8% previsto hasta ahora.

En rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha confirmado así los pronósticos de los organismos internacionales, pero ha recalcado que «el escenario económico programado por el Gobierno es de continuidad de la recesión, pero más suave».

Por otro lado, el ministro de Hacienda ha asegurado que el escenario del Gobierno «se parece mucho» al arrojado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que arroja una caída del PIB del 0,6% en 2013.

«No habrá una caída de la actividad tan dura como en 2012, que es la segunda recesión más grave de la historia de España», apostilló, para añadir que «a partir del año que viene se irá suavizando esa recesión y saldremos de ella en los 1os años 2014 y 2015».

PIB, consumo y sector exterior

Más en detalle, Montoro ha señalado que PIB nominal, «tan importante a efectos de determinar el volumen de ingresos» estaría en positivo el año próximo año del orden del 1,2%, mientras que en 2012 seguirá en negativo (-1,2%) por la «estrechez se la recaudación tributaria», en lo que reconoció que «ha tenido que ver las decisiones tomadas que ayer se convalidaron en el Congreso», en alusión al último decreto de ajustes.

Además, explicó que el consumo privado se mantendrá en 2013 en niveles similares a los de este año, con una caída del 1,5% en 2012 y del 1,4% en 2013, aunque retornará a valores positivos en 2014 y 2015, con ratios del 1% y el 1,3%, respectivamente.

Por su parte, el consumo final de las administraciones públicas sufrirá una «fuerte caída» en 2013, del 8,2%, frente al descenso del 4,8% en este año, y se mantendrá en negativo, aunque con menores retrocesos hasta 2015. De esta forma, la demanda nacional caerá un 4% en 2012, un 2,8% en 2013, un 0,3% en 2014 y retornará a positivo en 2015, con incremento del 0,8%.

En cuanto al sector exterior, Montoro ha señalado que las exportaciones aumentarán cuando se destinen a la UE, mientras que las importaciones irán en línea con una demanda interna que sigue siendo «muy débil». Como resultado, el sector exterior «tendrá una aportación parecida a la de 2012». En ambos años, habrá un avance superior al 2%, mientras que en 2014 caerán al 1,5% y al 1,1%, en 2015.

Revisión al alza del paro

Por otro lado, el nuevo cuadro macroeconómico del Gobierno empeora la previsión de paro de abril para 2012, pasando de una tasa del 24,3% a otra del 24,6%, y para 2013, con un incremento del 24,2% al 24,3%, aunque la reduce en una décima en 2014 hasta el 23,3%, y en medio punto porcentual para 2015, hasta el 21,8%.

En términos de empleo, el Gobierno mantienen la previsión de destrucción de empleo del 3,7% este año, aunque lo reduce del 0,4% al 0,2% en 2013. Si bien, ello significa que el Ejecutivo sigue pronosticando que no se creará empleo hasta 2014, cuando crecerá un 1,1%, frente al 0,7% anterior, antes de aumentar un 1,7% en 2015.

Según Montoro, este año 2012 «está siendo especialmente difícil», a lo que ha añadido que «detrás de ello está la crisis de deuda externa, lo que está ocurriendo en los mercados y la prima de riesgo». En este sentido, ha recalcado que las previsiones del Gobierno apuntan a que España ya no tenga que financiarse en el exterior a partir de 2013 año en el que su ratio de capacidad de financiación se situará en el 0,5%, para crecer hasta el 2% en 2015.