Un grupo de estudiantes universitarios permanece en el interior del rectorado de la UB en la plaza Universitat de Barcelona en protesta contra los recortes en las principales universidades catalanas. | Efe

36

El vicesecretario de Organización y Electoral del PP, Carlos Floriano, ha acusado este jueves al PSOE de estas detrás de las movilizaciones en la calle, impulsando «un clima de conflictividad social», y ha exigido al secretario general de los socialistas, Alfredo Pérez Rubalcaba, que condene los actos violentos que se han producido en varias ciudades españolas.

«Le pediríamos a Rubalcaba que, si es posible, manifieste un rechazo explícito a la violencia que se ha producido en las calle sen nuestro país, si sería mucho pedir que rechazase los actos violentos y que condenase la quema de contenedores, de mobiliario urbano o el ataque a determinadas propiedades privadas», ha declarado Floriano en una rueda de prensa en la sede nacional del PP.

Tras hacer un llamamiento «a la calma», a la «responsabilidad» y al «sosiego» de todas las fuerzas políticas, Floriano ha cargado contra la actuación del PSOE, ya que, a su juicio, tras la «legítima protesta» en la calle, «hay una estrategia del PSOE, con el ánimo de ocupar las calles creando un clima de conflictividad social que disimule el rotundo fracaso electoral del señor Rubalcaba».

En este sentido, el 'número tres' del PP ha insistido en que detrás de la «conflictividad social», el líder de la oposición trata de «ocultar» la minoría que tiene el PSOE en el Congreso de los Diputados.

Después de que el PP también participase en movilizaciones contra el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, Floriano ha recalcado

que el PP no «convocó» aquellas manifestaciones y que ninguna terminó con «la quema de contenedores o actos violentos contra la propiedad».

«Hago un llamamiento a Rubalcaba porque creo que es el responsable del primer partido de la oposición y le atribuyo un plus de responsabilidad», ha apostillado.

DEJAR DE «PONER PALOS EN LAS RUEDAS»

Floriano ha solicitado a Rubalcaba que, «antes de criticar la reforma laboral aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy, «asuma» su «responsabilidad» en la elevada tasa de paro que hay en España, ya que, ha recordado, ocupó la Vicepresidencia del Gobierno. A su entender, el PSOE debería «tomar conciencia» de que es necesario hacer reformas para salir de la crisis.

«Sinceramente creo que podía hacer algo más que poner palos en las ruedas a quienes nos han encargado los ciudadanos, con una mayoría importante, que pongamos en marcha las reformas necesarias para sacar a España de la crisis y del pozo de déficit y de paro en el propio Rubalcaba nos ha metido», ha sentenciado.

Según Floriano, si la forma que tiene el PSOE de ayudar al Gobierno del PP es «alentando o apoyando» las movilizaciones que se están produciendo en la calle, «no hace falta» que ayude al Ejecutivo. «Que no se esfuerce más el señor Rubalcaba en ayudar al Gobierno para ue nos rebaje el déficit porque la forma en la que lo hace ayuda no ayuda absolutamente en nada», ha reiterado.

Asimismo ha solicitado a los responsables «políticos» de los informativos de TVE que sean «cuidadosos» en el tratamiento de las movilizaciones, ya que, en su opinión, no están «contribuyendo a dar la imagen» que existe realmente en España. A su entender, se están «comportando como unos servidores de intereses concretos y no servidores de intereses generales».


Petición a las direcciones de CC.OO. y UGT

Floriano ha reclamado a las direcciones de UGT y CC.OO. que impongan «cordura» y «cierta racionalidad» a sus responsables Madrid para que no haya movilizaciones el 11 de marzo. «Espero que haya alguien en UGT y Comisiones Obreras que tenga presente que la memoria de quienes fueron asesinados el 11 de marzo no se merece que haya manifestaciones de ningún tipo por muy legítimas que sean», ha dicho.

Finalmente, ha defendido la reforma laboral, una norma que, según ha dicho, va a conseguir crear empleo y acercar España a Europa. De hecho, ha señalado que «las indemnizaciones por 45 días no hay un solo país que las tenga» y ha recordado que esas indemnizaciones «nacieron en una época en la que no había prestación por desempleo».