El presidente del PP asiste al disparo de la 'mascletá' desde el balcón del Ayuntamiento valenciano rodeado de las falleras mayores y menores. | Efe

4

El presidente del PP, Mariano Rajoy, aseguró ayer que la subida del IVA que plantea el Gobierno para el segundo semestre del año es un «sablazo que el mal gobernante le pega a todos sus compatriotas que ya están muy castigados por la crisis». Por eso, ofrece un 'plan de choque' en el que no se suban los impuestos, se reduzca el gasto público y se aplique un «IVA superreducido» para el sector del turismo, clave en la economía española.
Durante su intervención en la convención Ahora empleo, organizada en la Feria de Muestras de Valencia, Rajoy destacó que la subida del IVA es consecuencia de los «errores» del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que «ahora ha decidido que lo paguemos todos los españoles, que no tienen la culpa de su equivocada política económica».
En busca de apoyos
En este sentido, recordó que mañana se debatirá en el Congreso sobre este asunto y pidió a los diferentes grupos parlamentarios que se «retraten». En concreto, se dirigió a Coalición Canaria, a la que pidió «solidaridad» porque en su comunidad autónoma no se paga este impuesto -se aplica el IGIC-, y al PNV, al que instó a explicar a los ciudadanos su postura al respecto. Rajoy señaló que el PSOE ha subido en tres ocasiones el IVA y «van a por la cuarta», frente al PP, que no lo ha hecho nunca, y criticó que el Ejecutivo socialista «pretende subirlo porque se lo ha gastado todo» y está endeudado.
Como alternativa, el líder del principal partido de la oposición propuso un 'plan de choque' basado en cinco puntos: reducción de déficit y de gasto público; reestructuración del sistema financiero para inyectar crédito al mercado; fomentar el contrato joven e indefinido; no subir los impuestos y luchar contra la morosidad. De este modo, enfrentó su plan al pacto propuesto por el Gobierno, a quien criticó por no plantear alternativas a medio plazo y acusó de «improvisar».
Así, Rajoy arremetió contra los socialistas porque, en su opinión, han «echado la culpa a todo el mundo salvo al que tiene la culpa» y ahora quieren «un pacto» sobre la crisis.