ANA SALAMANCA-MADRID El Euríbor, el paro o un mal cálculo de los ingresos han llevado a los ficheros de morosos a dos millones y medio de personas. La insolvencia de los ciudadanos, en niveles que triplican los de hace un año, es sin embargo rentable para las empresas que gestionan los datos de impagados, el cobro de deudas y asesores.

Lo preocupante, según los expertos, es el incremento de hipotecas devueltas, que alcanzaban un saldo de casi seis mil millones de euros en el registro de la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de créditos (Asnef-Equifax), y la acumulación de deudas por las familias.

El registro de morosos sobrepasaba en septiembre los 4'7 millones de operaciones impagadas, con un repunte cercano al 38% interanual, y el pronóstico es que el año termine con un incremento del 70%, según Luis Salvador, director comercial de Equifax, que gestiona el fichero en el que 345 bancos, cajas, financieras, empresas de telefonía y energía intercambian información sobre pagos incumplidos durante más de 90 días.

Los inmigrantes acumulan dos de cada diez impagados, con una deuda media de 2.554 euros, mientras que los españoles son titulares de otros siete (una media de 2.932 euros) y uno corresponde a empresarios, aunque su saldo medio es muy superior, 16.136 euros.

En total, dos millones y medio de morosos, con 20.450 millones de euros pendientes de pago.
Además, la morosidad se irá agravando en los próximos dos años.