El motor en Mallorca

Un coche de la realeza

| Palma |

Valorar:
preload
Vista del Cadillac 314 de 1924, un coche majestuoso para su época y que hoy en día causa admiración.

Vista del Cadillac 314 de 1924, un coche majestuoso para su época y que hoy en día causa admiración.

29-10-2019 | Pere Bota

Nicolau Nicolau se hizo en la década de los ochenta con este magnífico Cadillac 314 de 1924 que fue adquirido por la Casa del Rey en diciembre de aquel mismo año a nombre de Gonzalo de Borbón y Battenberg, el hijo menor de Alfonso XIII y la reina Victoria Eugenia.

En cuanto al coche, decir que el infante Gonzalo no lo debió de conducir mucho tiempo, ya que murió a la edad de 19 años después de un accidente automovilístico sufrido en 1934 junto a su hermana durante unas vacaciones en Austria, un choque del que salió ileso a simple vista, pero con importantes heridas internas que le costaron la vida dos días después del incidente. Poco más se sabe del destino de este coche durante las décadas sucesivas, no fue hasta los setenta cuando el vehículo recaló en la Isla adquirido por el propietario del Hotel Mediterráneo y fue en los ochenta cuando nuestro protagonista lo encontró en las cocheras que tenía en el Polígono de Son Castelló Autocares Barceló.

Cadillac 314

Cadillac 314

El coche llevaba allí encerrado desde la muerte de su propietario y sin funcionar. Nicolau se puso en contacto con la viuda para ver si lo quería vender y esta le comentó que el coche estaba a nombre de la sociedad de su difunto marido y era imposible poder cambiar el nombre en la documentación, y por tanto era imposible venderlo. Pasaron unos años y nuestro protagonista le siguió la pista al coche hasta que consiguió una fórmula de poder hacer el traspaso de papeles.

Cadillac 314

En cuanto al resto del vehículo, decir que no estaba en muy buen estado, al tiempo encerrado en una cochera había que añadir que a lo largo de los años se le realizaron algunas modificaciones poco acertadas sustituyendo piezas originales por otras de otros modelos, lo que hubo que enmendar para devolverle todo su esplendor y eso hizo nuestro interlocutor. Buscó hasta encontrar todas las piezas originales que le habían sustituido por otras y el resultado en la actualidad es que tenemos un gran coche con un lujo increíble para la época en la que fue fabricado y que afortunadamente ha llegado a nuestros días para disfrute de los amantes de este tipo de vehículos y como recordatorio de una época ya pasada pero que podemos recordar a través de este vehículo.

Cadillac 314

Cadillac 314

Cadillac 314

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Sion
Hace 9 días

Gracias que hay afortunadamente coleccionistas de vehículos clasicos y antiguos, como Nicolau, y así todos podemos disfrutar de ellos.

Valoración:menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1