Amplia expansión y modernización de las instalaciones para el lanzamiento de su producción en serie.

0

La producción en serie del nuevo SUV grande de Skoda ya se ha puesto en marcha en la planta checa de Kvasiny. La marca está fortaleciendo su posición en el segmento de mercado de mayor crecimiento en el mundo con el Kodiaq. A partir de 2017, el último modelo de Skoda estará en los mercados mostrando los puntos fuertes de la marca: diseño distintivo, espacio, soluciones Simply Clever y tecnologías innovadoras que por lo general sólo se pueden encontrar en vehículos de clases superiores.

Las instalaciones de fabricación en Kvasiny se han modernizado y ampliado para la producción de los últimos modelos del fabricante de automóviles. Además de la nueva área de construcción de carrocerías y de cadena de montaje, las áreas de taller de pintura y de logística también se han ampliado y modernizado.

Kvasiny es uno de los tres centros de producción de Skoda en la República Checa. Aproximadamente 5.900 personas están empleadas en ese centro, por lo que la planta es uno de los centros industriales más importantes de la región de Hradec Králové. Además, la planta se encuentra actualmente en el más amplio proceso de modernización y expansión de su historia. En los próximos años, la capacidad de producción se incrementará a 280.000 vehículos al año. En este contexto, Skoda creará alrededor de 2.000 puestos de trabajo para especialistas e invertirá cerca de 7.200 millones de coronas checas en la expansión de la planta de Kvasiny en 2018.