El motor en Mallorca

El familiar de los años setenta

|

Valorar:
preload
Ángel Hernández, junto a su vehículo, que adquirió hace doce años.

Ángel Hernández, junto a su vehículo, que adquirió hace doce años.

14-01-2016 | Juan Miguel Giménez

Antonio Hernández es un profesor de autoescuela que siempre ha sido un enamorado de los coches. Gracias a su profesión ha tenido la suerte de poder conducir un buen número de modelos en la época de los setenta y ochenta.

Desde que se sacó el carnet, Antonio siempre ha tenido coche propio: primero fue un Studebaker; luego pasó a conducir, como muchos otros españoles, un 600; y finalmente terminó por adquirir este Seat 850 Especial de 4 puertas, que era algo así como la culminación de la marca española. En los años setenta era uno de los máximos exponentes de la marca y un coche que significó un paso más en la automación de nuestro país.

Por su condición de profesor de autoescuela tuvo la suerte de conducir muchos vehículos; el primer coche con que comenzó a dar clases fue un 600, un coche que utilizaban la mayoría de las autoescuelas en la década de los 70, ya que era el utilitario más vendido y el objetivo de muchos de los jóvenes que estaban haciendo las prácticas. «Era un gran coche –asegura Antonio– ahora que lo miras con perspectiva. Te das cuenta de lo mucho que significó este vehículo, y otros como el mío, para nuestros padres y abuelos».

Sobre como llegó el vehículo a las manos de Ángel no comentaba que lo adquirió hace doce años en Palma y desde entonces simplemente se ha limitado a darle los mínimos cuidados de mecánica. Todo lo demás es original, incluso la pintura; de ahí que su color azul oscuro, algo poco habitual en esta época, pero si en los años setenta. Nos es un mecánico pero algo entiende de mecánica y se limita a darle el mantenimiento adecuado para que el coche siga funcionando como el primer día.

Su buen estado, asegura, se debe principalmente a que «es un coche que ha estado siempre encerrado en garaje y pese a estar ubicado cerca de la playa se mantiene bien de chapa, aunque pronto habrá que darle una mano de pintura debido a al deterioro propio de la humedad». Por cierto, decidió comprar este coche porque su padre tenía uno igual cuando él era joven.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Tumbet
Hace más de 3 años

En aquellos tiempos, todos los coches eran familiares. A força de fer oli, hi cabía tothom.

Valoración:1menosmas

chiilto
Hace más de 3 años

potencia 850cc y consumia muy poco

Valoración:-1menosmas

Jordi
Hace más de 3 años

...Aparcat en una línia groga per sa foto, amb un parell de...

Valoración:1menosmas

Bernat
Hace más de 3 años

Son guapos aquests cotxos si estan ben mantenguts. Un bon hobby si una persona s'ho pot permetre.

Valoración:1menosmas

TyS
Hace más de 3 años

Como de costumbre no nos documentamos antes de escribir. Ni el 850 era un coche de los setenta (fue presentado en España en 1966 y en Italia lo había hecho dos años antes), ni era la culminación ni el máximo exponente de la marca española, pues cuando salió al mercado ya estaba el 1500 y en 1968 salió el 124 también muy superior. El 850 era un utilitario que era un poco mas coche que un 600 y poco mas.

Valoración:12menosmas

Pere
Hace más de 3 años

Me gusta el coche y su historia, pero ya podrían escribir algo referente al vehículo como potencia, velocidad, consumo, alguna curiosidad, anécdota, etc.

Valoración:15menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1