Ana María Jiménez, junto a su Rolls Royce Silver Shadonw de 1972.

Ana María Jiménez se declara una gran admiradora de este tipo de coche y desde pequeña le ha ilusionado poder conducir uno. Hace unos año logró que su sueño se hiciera realidad, cuando en 2007 adquirió un Rolls Royce Silver Shadow de 1972. Antes de eso su anhelo por probar este tipo de vehículo era tan grande que incluso viajó a Londres con su marido para poder dar una vuelta en uno.

Noticias relacionadas

Sólo oírla hablar de este coche se nota que desde siempre le ha ilusionado tener uno. La primera vez que montó en uno fue por invitación de un matrimonio de conocidos y supo que tenía que conseguir algún día tener el suyo propio. No es una coleccionista al uso, de hecho, solo tiene este coche y a veces algunas parejas de novios se lo piden para usarlo el día de su boda.