La consellera de Salut, Patricia Gómez. | P. Pellicer

La consellera de Salut, Patricia Gómez, está bien informada de todo lo que se comentó la noche del jueves en la asamblea de médicos de Atención Primaria donde los presentes confirmaron que apoyarían una convocatoria de huelga en caso de formalizarse. A sus peticiones, la titular de Salut responde: «En muchos aspectos reclaman mejoras profesionales pero necesitamos tiempo, nuestro compromiso es ir calendarizando las propuesta y presentar las medidas de forma conjunta. No dejamos de trabajar, el presupuesto de contratación no tiene límites».

Noticias relacionadas

Respecto a la posibilidad de sumarse a las huelgas que ya se han ido formalizando en otras comunidades, Gómez asegura que a propuesta «no es nunca una buena solución». Asegura que desde la Conselleria se trabaja constantemente para mejorar las condiciones de la Atención Primaria y que «nadie puede decir que el Govern no apuesta por el colectivo». Cree que con las mejoras que están sobre la mesa no se llegará a una situación de huelga, un panorama que, de seguir así se produciría en enero y que no ha entrado a valorar porque «no me gusta hablar de situaciones hipotéticas», ha dicho.

Frente a las alternativas que ayer se barajaron para disminuir la carga asistencial, «estoy totalmente en contra del copago sanitario», ha señalado, «como ciudadana y mujer progresista», que es, ha añadido. En este sentido «recuerdo que quien va de forma repetida al centro de salud son enfermos crónicos o vulnerables, hay que pensar bien lo que decimos». Por último también ha descartado el cierre de los centros de salud por las tardes, «hay que ser solventes y dar la respuesta que la población necesita pero limitar la accesibilidad no está en los principios de un Govern progresista», ha concluido.