Captura de pantalla de la carta que la escuela ha enviado a las familias.

'Junts millor' es el lema a favor de la convivencia que rige este curso escolar en el colegio La Salle en Palma. Lema que sirve de encabezamiento a la carta con la que el director técnico de secundaria comunicó este viernes 25 de noviembre a las familias de los alumnos de 1ºB de Bachillerato la expulsión de 30 estudiantes que se negaron a retirar la bandera española que habían colgado en clase de catalán. En la misiva el centro asegura que los jóvenes «desoyeron las indicaciones de la profesora» que «cumpliendo con las normas de convivencia del centro y siguiendo las órdenes del equipo directivo» les pidió que no exhibieran la bandera española. «Actuando como masa, han coaccionado a una compañera que sí ha hecho intento de obedecer a la profesora» y «cuando la profesora ha abandonado el aula para consultar con el equipo directivo la mejor manera de gestionar el asunto, ha sido vitoresada y aplaudida con sorna por la mayoría de los alumnos».

Noticias relacionadas

«Como director técnico y ante la gravedad de los hechos, he tomado la decisión de cancelar las dos sesiones lectivas que restaban para finalizar la jornada, pues el respeto a los profesores, así como el respeto y solidaridad a los compañeros propiciando un ambiente de convivencia positivo, son obligaciones que deben cumplir todos los alumnos. Sencillamente no podemos impartir clase en una etapa educativa no obligatoria a un grupo de alumnos que no quiere acatar las normas de convivencia del centro», dice el director técnico de secundaria en la misiva. La carta afirma reconocer y respetar «el derecho de los alumnos a la manifestación de discrepancias, de carácter individual y colectivo, pero siempre en la forma que determina el Reglamento de Organización y Funcionamiento del Centro, a través de los representantes de los alumnos y cuando el objeto de la reclamación sea sobre decisiones de carácter educativo».

El equipo directivo del colegio se reunirá el próximo lunes 28 de noviembre «para estudiar el asunto y tomar medidas de carácter educativo que fomenten la convivencia escolar, faciliten la prevención de conductas disruptivas (especialmente las grupales) y proporcionen a los alumnos herramientas y habilidades sociales». El director técnico de secundaria apela a la «complicidad y colaboración de las familias para que este tipo de situaciones no vuelvan a producirse». Tras la filtración del contenido de esta carta y a pesar de la polémica que la suspensión de las clases está provocando en redes sociales, el equipo docente del colegio La Salle, ha rechazado realizar declaraciones sobre el asunto. Familiares de los alumnos expulsados cargan duramente contra la escuela y acusan al director técnico de secundaria de mentir en la carta al acusar a la masa de coaccionar a una alumna. «En ningún momento se han producido coacciones, es completamente falso. Lo único que hicieron nuestros hijos es negarse a quitar la bandera», explica el padre de uno de los alumnos afectados.

Lea aquí la circular completa que ha enviado La Salle a las familias