El acceso a la vivienda es muy complicado en Baleares.

El Govern avalará la compra de la primera vivienda de los ciudadanos de las Islas y los bancos concederán el 100 % de la hipoteca. Este es uno de los anuncios estrellas que ha realizado este martes la presidenta del Govern, Francina Armengol, durante el debate de política general. No obstante, ha hecho especial hincapié en dejar claro que de esta medida no se podrán beneficiar «los especuladores venidos de toda Europa ni los fondos buitres que pretenden continuar haciendo de esta tierra un producto inmobiliario». Por ello, sólo se concederá a las personas que puedan acreditar al menos cinco años de residencia en las Islas.

Además, ha especificado que los avales se entregarán preferentemente para las VPO y siempre a las casa o pisos que cuesten menos de 270.000 euros. «El objetivo es claro: que estas 14.000 VPO privadas que saldrán al mercado y muchas viviendas libres de menos de 270.000 euros lleguen a los miles de familias y personas de estas Islas que pueden pagar una hipoteca, pero no tienen el dinero para la entrada».

La presidenta ha avanzado su intención de realizar más actuaciones que faciliten el acceso a la vivienda. Sin embargo, ha precisado que para ello «es necesario que se apruebe la ley estatal que nos permita actuar sobre los precios del alquiler. En paralelo, trabajaremos con el Gobierno del Estado para que durante la presidencia española de la Unión Europea se apruebe un estatuto de las islas pobladas que adopta la normativa europea a las particularidades de los territorio insulares».

Incremento fiscal sobre las viviendas de lujo

También ha manifestado que «pese a que la normativa europea nos limite a la hora de evitar la especulación inmobiliaria, actuaremos en el marco de nuestras competencias». En este sentido, ha informado que en los próximos presupuestos de la CAIB se recogerá un incremento fiscal sobre las viviendas de lujo. Por una parte, se subirá del 11,5 % al 12 % el tipo que afecta a los inmuebles de más de un millón de euros. Por otra, se creará un nuevo tramo, a partir de 2 millones, en el que el tipo pasará a ser del 13 %.

«La recaudación de estos tramos nos servirá para rebajar la fiscalidad a los residentes en 15 millones de euros. Concretamente, aplicaremos una bajada del impuesto de transmisiones patrimoniales del 5 % actual al 4 % en todas las compras de la primera vivienda de valor inferior a los 270.000 euros», ha anunciado.