El menú del día es una opción para muchos trabajadores. | PLOZANO

Los restauradores de Mallorca están cambiando los menús del día para evitar subir precios o hacerlo al mismo nivel de la inflación, debido al encarecimiento de la cesta de la compra y de la electricidad. Así lo ha manifestado el presidente Mallorca CAEB Restauración, Alfonso Robledo. En este sentido, ha explicado que se están reduciendo los fritos, ya que se consume mucha luz al cocinarlos y el aceite es muy caro. Además, se están limitando las opciones de las cartas con la finalidad de no tener que almacenar tantos productos y poder tener menos cámaras frigoríficas encendidas.

«La gente se busca la vida», ha manifestado Robledo, que ha asegurado que antes que subir los precios, los empresarios de la restauración están optando por dar otras alternativas. En este punto, ha argumentado que son conscientes de que los mallorquines cada vez tienen menos dinero disponible puesto que sus salarios no han subido al mismo ritmo que la inflación y el coste de vida se ha incrementado muchísimo; está demostrado que lo primero que se recorta es en ocio. El IPC cerró el pasado mes de julio en Baleares en el 10,3 %.

Noticias relacionadas

No obstante, ha reconocido que algunos restauradores sí han subido los precios de los menús del día en torno al 10 %, aunque ha insistido en que se trata de una cifra muy inferior a lo que se ha encarecido la cesta de la compra; Consubal cifra este incremento en un 34,7 %. Los productos que más han subido de precio son el aceite de girasol (75,17 %), los huevos (31 %), la leche (24 %), el arroz (23 %) y la pasta (14 %). En este punto, algunos restauradores no descartan tener que incrementar el coste de los menús del día si continúa subiendo el precio de los alimentos y de la electricidad.

Robledo ha señalado que el precio medio de un menú del día en Mallorca oscila entre los 10 y los 12 euros; en el caso de Palma la media es de unos 13 euros, uno de los tres más caros de España. El presidente de Mallorca CAEB Restauración lo ha justificado porque en la Isla el nivel de vida es mucho más alto. Por citar algunos ejemplos, tanto los alimentos como los alquileres representan costes más elevados que en otras regiones españolas.

Hasta el momento no han detectado un descenso en la oferta de menús del día en Mallorca por falta de rentabilidad, ni tampoco un descenso de su consumo. No obstante, Robledo ha puntualizado que agosto es un mes poco propicio para esta oferta, puesto que los menús suelen escogerlos los trabajadores y muchos de ellos se encuentran de vacaciones. Sí se ha notado un incremento del plato único con postre, especialmente en los polígonos.