Los miembros del Pacte, a la salida de la reunión en Palau Reial. | Jaume Morey

113

Después de más de nueve horas reunidos en el Palau Reial, los partidos del Pacte en el Consell de Mallorca consensuaron este jueves revocar el acuerdo con el Real Mallorca (valorado en 1,8 millones de euros) desvinculándolo de la promoción turística, como pedían Més y Unidas Podemos. El campo de Son Moix dejará de llamarse ‘Visit Mallorca Estadi’, como se había previsto, y pasará a tener otro nombre aún por definir, pero que tendrá que estar ligado a «valores sociales y deportivos que representen» a la Isla. La nueva nomenclatura la propondrán el Consell y el Ajuntament de Palma, que es propietario del estadio.

De esta manera, la institución insular mantendrá su compromiso económico adquirido con la entidad mallorquinista, apoyándola bajo una nueva fórmula jurídica. La presidenta del Consell, Catalina Cladera, cedió así ante las exigencias de sus socios para salvar el gobierno de izquierdas, que los ecosoberanistas habían amenazado con abandonar si no se anulaba el patrocinio con el club. El partido morado lo rechazaba, pero no llegó a ser tan contundente.    Sobre si se mantienen los 1,8 millones para el nuevo nombre del estadio, Cladera no lo negó y reiteró que buscarán una «fórmula jurídica» que lo permita. Desde Més, sin embargo, insistieron en que no se destinará toda esta cantidad y que se tiene que negociar para que también se beneficien otros clubs de la Isla.

Tras la intensa jornada, en la que los representantes de cada partido solo hicieron dos recesos, Cladera bajó por las escaleras del palacio junto al secretario general de Més, Jaume Alzamora, y la vicepresidenta insular y portavoz de Podemos, Aurora Ribot. Los tres posaron juntos ante las cámaras en clara señal de unidad. La presidenta destacó que el acuerdo consensuado con los socios es «satisfactorio» para los tres partidos, incluido el suyo, el PSIB-PSOE. «Ante la crisis derivada por el patrocinio, hemos llegado a un acuerdo de gobernabilidad», afirmó la socialista. Destacó que «se mantiene el compromiso» con el club y que se logra «la comodidad» de todos los socios y la «estabilidad» institucional.

Noticias relacionadas

Jaume Alzamora aseguró que su partido está «satisfecho» con la revocación del patrocinio que la semana pasada aprobó, con los votos en contra de Més y Unidas, el patronato de la Fundació Mallorca Turisme, dependiente del Consell y gestionada por los socialistas. El ecosoberanista insistió en que se haya conseguido ampliar el apoyo que ya da la institución insular al «deporte de base y al deporte en general», tal y como establece el documento firmado por los tres partidos y al cual ha tenido acceso este diario. Alzamora destacó que el futuro acuerdo de patrocinio que se haga con el Mallorca estará «desligado» de la promoción turística. Asimismo, otro acuerdo firmado es el de «ampliar la proyección cultural de Mallorca a través de la Fundació Mallorca Turisme». Ante la pregunta de si la vida del Pacte peligró durante la maratoniana reunión, el secretario se limitó a decir que «se discutió y debatió profundamente».

La vicepresidenta de Unidas Podemos aseguró que era «imprescindible» anular el acuerdo, ampliar las ayudas al deporte    base y cambiar el nombre por otros valores. «Queríamos mantener el Pacte porque estamos orgullosos de lo que hemos hecho hasta ahora y porque queda mucho por hacer», explicó Ribot, y aseguró que «en ningún momento planteamos renunciar a este trabajo».

Poco después de estos anuncios, el líder y portavoz del PP en el Consell, Llorenç Galmés, escribió el siguiente mensaje en Twitter: «Qué papelón! ¡Qué ridículo! Tenemos un Consell desnortado, que da vergüenza, desconectado de los problemas reales de la gente y todo por mantener la silla. Cladera está agotada. El Pacte está acabado».

Punto de vista
Germà Ventayol

El objetivo cumplido

Germà Ventayol

No nos engañemos, el Real Mallorca seguirá recibiendo los 1,8 millones comprometidos por la presidenta del Consell, Catalina Cladera. Lo destaco porque sólo faltaría que nuestras instituciones incumpliesen los acuerdos, en este caso con la fundación del club bermellón. Con todo espreciso señalar que la crisis en el Pacte ha sido la consecuencia de distintos factores: desconfianza mutua, falta de habilidad política, desconfianza, proximidad electoral y enormes dosis de vanidad. Al final se ha impuesto el sentido práctico, romper la baraja salía demasiado caro para todos.

Las claves
  1. Se mantiene el compromiso adquirido con el club

    En el documento de acuerdo que firmaron los partidos de izquierdas tras la maratoniana reunión que mantuvieron durante la jornada de ayer se recogen diversos puntos. El primero de ellos: mantener el compromiso adquirido con el Real Mallorca.

  2. Ampliar el apoyo de la institución al deporte base

    Otro de los acuerdos alcanzados por las fuezas políticas que integran el Pacte pasa por ampliar el apoyo del Consell al deporte base y al deporte en general. En este sentido, se revocará el acuerdo de la Fundació Mallorca Turisme del pasado 10 de agosto.

  3. Un nombre para el estadio ligado a valores sociales

    PSIB, Unidas Podemos y Més per Mallorca acordaron también proponer un nuevo nombre para el estadio de Son Moix. Se ha descartado la opción de ‘Visit Mallorca’ y se buscará uno vinculado a los «valores sociales y deportivos que representen» a la Isla.

  4. Fórmulas para poder cumplir el acuerdo

    Descartada la fórmula del patrocinio para la promoción turística, el Consell necesita ahora buscar un nuevo marco jurídico para poder abonar al Real Mallorca la cantidad acordada (1’8 millones), que aparentemente no podrá salir de la Fundació Mallorca Turisme.