Francisco Jiménez, Cheikh Mbaye y Sene Papa, tras la reunión con la delegada del Gobierno en las Islas, Aina Calvo, de la que salieron satisfechos.  | Jaume Morey

33

Distintas asociaciones musulmanas de la Isla se citaron este martes con la delegada del Gobierno en Balears, Aina Calvo, para trasladarle el malestar de toda la comunidad por la inspección llevada a cabo en una finca de La Vileta justo el día de la Fiesta del Cordero, el más importante del calendario religioso. Tras la reunión, los representantes aseguraron a Ultima Hora que la Delegación del Gobierno se compromete a mediar con el Govern para garantizar el sacrificio del cordero sin incidentes.

Lo primero que hará la Delegación será informar de esta reunión con las asociaciones a la Conselleria de Presidència. El presidente de la Comunidad Islámica de Balears (Ihsan), Francisco Jiménez, planteó a Calvo medidas como sacar adelante protocolos de actuación dentro de la misma ley o implantar puntos o espacios para el sacrificio de una forma regulada y segura. Desde la institución no han rechazado este tipo de sugerencias.

Sin embargo, la comunidad musulmana tendrá que pedir una reunión con la Conselleria de Salut, que es donde se encuentra el área de control sanitario en los mataderos, para recordarles que existe una excepción en el Real Decreto 1086/2020 que excluye del reglamento de higiene el consumo doméstico privado de ungulados –aquí entran los corderos–. En este caso, es cada Comunidad Autónoma, dice la norma, quien tiene que plantear «los términos» en los que se debe de llevar a cabo este tipo de sacrificios.

Espacios

Francisco Jiménez explicó que hay comunidades como Ceuta y Melilla donde sí existen protocolos de actuación para los sacrificios del cordero. En este caso, lo hacen a partir de «espacios acondicionados. Aquí, en Mallorca, no tenemos». «Es decir, hay normativa estatal pero en las Islas no está regulada», destacó. Calvo, además, les ofreció trazar lazos entre la Delegación y la comunidad musulmana para estudiar esta regulación. Asimismo, les explicó el motivo por el cual tuvieron que actuar cuando les llega una denuncia por parte de Inspección de Salut.

«Llevamos 30 años realizando estos sacrificios en fincas y no puede ser que todavía no esté regulado este tema», reflexionó Jiménez. Por su parte, el presidente de la Asociación de Inmigrantes Senegaleses (Yapo), Cheikh Mbaye, espera que se regule de una vez esta práctica. «Le reiteré que se deben habilitar espacios teniendo en cuenta el número de musulmanes que viven en la Isla». Sene Papa, imán de la mezquita de s’Arenal, quien recibió más de 200 quejas de musulmanes tras la incautación de los corderos, se mostró optimista tras la reunión con la delegada.