Las autoridades piden responsabilidad en el consumo de alcohol en las verbenas.

25

La consellera de Igualtat, Mercedes Garrido, defiende el aspecto delictivo de los pinchazos que se están produciendo en los ámbitos de ocio nocturno, pues se trata de una lesión y puede ser perseguida «con penas privativas de libertad», pero además tilda estos casos de violencia machista, ya que «buscan someter a la mujer de forma psicológica». De ahí que en menos de una semana se hayan reunido con los diferentes agentes y administraciones implicadas para poder elaborar un protocolo que prevenga y atienda estos casos. El último, como ha publicado Ultima Hora, el de una niña de 13 años, que notó un pinchazo en las fiestas de Can Picafort.

Noticias relacionadas

En la reunión de este lunes, se han coordinado la Conselleria de Presidència, junto con los diferentes consells insulares y los ayuntamientos, representados por el presidente de la FELIIB, Antoni Salas. Al finalizar todos las entidades han defendido lo mismo: «Que nadie se sienta amedrentado, que no afecte a sus planes de ocio», han dicho. Sin embargo, también piden responsabilidad con el consumo de alcohol. Según la consellera Garrido, «cada vez hay más agresiones sexuales, sobre todo en los meses de verano».

Respecto a si por tratar el asunto de los pinchazos en público se puede producir un efecto llamada «yo creo que no», ha dicho la titular de Igualtat, quien defiende que el mensaje es, por un lado, de «advertencia a los agresores porque no se lo permitiremos», y por el otro a la víctima, «que no está sola, la acompañamos». Las autoridades recuerdan que en caso de notar un pinchazo no hay que dejar sola a la víctima, y hay que buscar ayuda, esto es personal de seguridad o puntos informativos, en el caso de las fiestas populares. Además siempre es mejor acudir a un hospital.