Imagen de la inauguración del polémico tramo entre Llucmajor y Campos. | Joan Socies

75

El Consell de Mallorca ha anunciado este lunes el inicio de la redacción de un nuevo plan director sectorial de carreteras, que eliminará 26 proyectos de variantes y desdoblamientos «similares» a la polémica ampliación de la autopista de Llucmajor-Campos, según el conseller insular de Mobilitat i Infraestructures, Iván Sevillano. Estas obras estaban previstas en el plan vigente, pero los departamentos de movilidad y territorio de la institución insular han impulsado una enmienda que suprime la posibilidad para hacer estos proyectos mientras se tramite el nuevo documento.

De esta manera, el Pacte de izquierdas suprime definitivamente la realización del tramo 5 de la vía conectora o segundo cinturón de Palma, que debía enlazar la zona de Son Ramonell (en Marratxí, junto al centro comercial Alcampo) y la carretera de Valldemossa, por encima de Son Sardina.

Asimismo, se eliminan otras variantes previstas en el plan vigente, como la de Campos, Can Picafort, Artà sud, Andratx est, Calonge y s’Horta Sud, Llombards, Llucmajor nord, Cas Concos, Petra sud i nord, Sencelles, Sineu, Muro, Santa Eugènia, Manacor oest i sud, ses Salines, Porto Cristo (tram II), Felanitx i Alcúdia nord.

También se suprimirán les actuaciones de desdoblamiento en los tramos de la carretera Manacor-Sant Llorenç, Peguera-Andratx, s’Arenal-Cala Blava y la del polígono de Son Bugadelles. «Materializará un cambio en el modelo de carreteras, que será más verde, resiliente y preservará el paisaje», según ha dicho el conseller en una rueda de prensa.

El nuevo plan también prevé incorporar una red de carriles bici y para transeúntes y tendrá en cuenta los puntos negros de las carreteras, donde se producen más accidentes, para hacer obras puntuales que los eviten. De hecho, Sevillano ha recordado que actualmente ya se han construido las rotondas de Raixa y Can Valero para evitar accidentes. La de Camp de Mar se inaugurará en los próximos meses y también se ha hecho con la misma intencionalidad.

Sevillano ha recordado que la decisión de eliminar variantes y desdoblamientos del plan de carreteras era un «compromiso» establecido por los partidos del Pacte (PSIB, Més y Unidas Podemos) en los Acords de Raixa, por los cuales la izquierda pactó la gobernabilidad del Consell por segunda legislatura consecutiva.

El conseller ha dicho que esperan aprobar inicialmente el nuevo plan antes de que termine la legislatura, pero ha admitido que van «justos de tiempo». Además, ha recordado que el documento requiere la verificación de otras entidades y no solo del Consell. «No puedo asegurar al 100% que lleguemos, pero tenemos tiempo», ha insistido. La redacción del nuevo plan no llegará a tener un coste de 1 millón de euros, según ha comentado Sevillano.