Fachada del antiguo centro de menores. | Pere Bota

8

La congregación de las Hermanas de la Caridad ha puesto a la venta por 1,5 millones de euros el edificio que, hasta finales del año pasado, albergó el centro de menores Norai, en la barriada palmesana de Son Roca. Las monjas propietarias de la finca, que suma 590 metros cuadrados, también estarían abiertas a alquilar el casal de cuatro plantas construido en 1930 y que en el pasado también sirvió como convento, según confirmaron ayer a este diario.

En las dos plantas superiores hay 21 habitaciones, mientras que en la planta de abajo se ubican espacios como un salón, un comedor y una gran cocina industrial. Dispone de un garaje y un jardín con alberca, terraza y trastero. Asimimo, hay un baño «enorme» adaptado para personas con movilidad reducida, según el anuncio publicado en Idealista, que precisa que el edificio tiene seis baños más.

En la descripción del portal inmobiliario se explica que «una pequeña calle sin salida, llena de paz y vegetación nos lleva a este caserón situado en un enclave desde el cual se tienen vistas claras y sobre el cual el sol deposita su luz a lo largo de todo el día». «Desprende ­-prosigue- un enorme encanto y la tranquilidad de los alrededores acompañan esta propiedad que, tras una reforma, puede quedar impecable». El centro de menores fue clausurado por el Institut Mallorquí d’Afers Socials (IMAS) en noviembre del pasado y los usuarios fueron ser trasladados a otro espacio de la Part Forana. El proceso se aceleró ante las críticas de los vecinos de la zona a causa de los altercados en que se vieron involucrados algunos de los jóvenes acogidos.