El campus universitario cambiará sustencialmente su aspecto en los próximos tres años con la instalación de placas solares en tejados y párkings. En la imagen, edificios de Son Lledó. | E.C.

6

El rector de la Universitat de les Illes Balears (UIB), Jaume Carot, y el vicerrector de Planificació Estratègica, Internacionalització i Cooperació, Marcos Nadal, explicaron ayer que mantienen contactos con el Govern para, entre otras cuestiones, abordar dos proyectos de envergadura: la construcción de una nueva Facultat de Ciències y la instalación de placas solares fotovoltaicas en todos los tejados y en parte de los parkings del campus. Esta última actuación    tiene relación directa con la intención de la UIB de conseguir su autosuficiencia energética en 2025. Según señalaron Carot y Nadal, «la inversión prevista asciende a 26 millones de euros, de los que la Universitat aportaría 6 millones y los 20 millones restantes, el Govern. Las obras se iniciarían este mismo año».

La iniciativa también tiene relación con el disparado coste energético que ha tenido que asumir la UIB en 2022. El rector indicó que «en 2021, la factura eléctrica de la Universitat ascendió a 1,2 millones de euros. Para 2022, nuestra previsión ya apuntaba un incremento, llegando a los 1,9 millones. Esa cantidad ya    fue alcanzada en abril. Ahora, nuestra previsión apunta a que a finales de año la factura eléctrica llegará a los 6 millones». Jaume Carot reconoció que «este gasto energético ha afectado a inversiones de mantenimiento. Ahora se apagan luces, ordenadores e impresoras que no sean imprescindibles. Se ha apagado también una de cada tres farolas del campus y se han aplicado medidas de ahorro en climatización que ha reducido el consumo un 31 % en tres semanas de junio respecto al mismo período de 2021».

Mateu Orfila

Sobre la nueva Facultat de Ciències, Carot comentó que «en el marco del Pla d'Inversions Estratègiques del Govern, hemos pedido su construcción, que incluiría una parte nueva y la reforma de la parte antigua del edificio Mateu Orfila» (imagen circular). No obstante, para el rector, «la UIB no puede crecer indefinidamente. Somos una comunidad con 1,2 millones de habitantes con la tasa más baja de estudiantes universitarios. Hacer una UIB más grande no sería sostenible y, pese a que seguiremos siendo una universidad generalista, la tendencia es la especialización».

Marcos Nadal y Jaume Carot en el edificio sa Riera.

Aun así, se mantiene la ampliación de la oferta académica con Farmàcia y Ciències de l’Activitat Física i l’Esport para 2023-24. También podría llegar a esa fecha Ciències i Tecnologies Marines. Sobre los espacios que ocuparían los nuevos grados, Carot fue gráfico al decir que «habrá que hacer tetris. El Edifici Interdepartamental para Infermeria, Fisioteràpia i Psicologia, previsto para Pascua, ya está lleno». El próximo curso, será novedad el doble grado de Infantil y Primaria.   

El apunte

Pla Estratègic para los próximos cinco años

La UIB elaborará un Pla Estratègic para los próximos cinco años. «No contamos con un plan así desde 2003», destacó Carot, quien espera recepcionar el Edifici Cientificotècnic del Parc Bit a finales de año. También se ha acordado con el Govern el llamado contrato programa (financiación por proyectos) y cubrir el capítulo de personal, con unos mínimos considerados ideales, en tres años.