La elección de Lluís Apesteguia como candidato de Més provocó un efecto dominó, que le llevó además a asumir la dirección de la formación nacionalista. | Pere Bota

27

Los militantes de Més están satisfechos, en general, con la presencia de la formación en las instituciones –Govern, Consell y Ajuntament de Palma– y así se recoge en una amplia encuesta interna que han realizado entre sus afiliados. El acuerdo en el Govern logra una nota de un 6,1, casi la misma puntuación que en el Consell y un poco por debajo del acuerdo en Cort, que es donde más se valora la presencia del partido ecosoberanista. En general, la militancia se considera satisfecha. Los resultados de esta amplia consulta interna se han conocido hace poco y una de las cuestiones que quedan más claras es que el principal motivo de queja entre los críticos al acuerdo es la sumisión al PSIB, vinculada a la necesidad de diferenciares de los socios y marcan perfil propio. Entre quienes no están de acuerdo con al pacto también se mencionan la necesidad de asumir consellerías de mayor importante.

En el caso del Consell, además de la sumisión al PSIB se mencionan problemas de comunicación o visibilidad y hay casi un 10 % de críticas que aseguran que no saben qué hace la institución. El esquema se repite en Cort, donde los críticos con el acuerdo mencionan la sumisión al PSIB. La encuesta también pregunta por la valoración de los distintos líderes de la formación y el mejor considerado es el senador Vicenç Vidal, por encima incluso del nuevo coordinador, Lluís Apesteguia. Vidal obtiene un 7,89 de media frente al 7,77 de Apesteguia. Fina Santiago es la tercera mejor valorada (7,35) y a ellos le siguen Neus Truyol (7,20) y Jaume Alzamora (7,03). Los peor valorados son Miquel Ensenyat (6,41) y Bel Busquets (6,46).

Modelo económico

Los militantes eligieron en una lista preelaborada cuáles son, a su juicio, los principales problemas de las Islas y el que destaca por encima de todos es el cambio de modelo económico, seguido del acceso a la vivienda y por delante de cuestiones como la mejora del autogobierno o la soberanía y el impulso del catalán, que ocupan el tercer y cuarto puesto por lo que se refiere a las preocupaciones. La superpoblación es otra de las cuestiones que preocupan a los militantes. La sanidad y la educación no aparecen entre las principales preocupaciones. La encuesta demuestra que, pese a todo, hay una gran fidelidad al proyecto de Més y la inmensa mayoría de quienes responden volverán a votar a la formación en las elecciones del año que viene.

El apunte

Unos meses para confeccionar las listas definitivas

Més y el resto de formaciones políticas comenzarán el proceso electoral una vez pasado el verano con el diseño de los programas electorales y la configuración de las listas. Las de Més sufrirán un profundo cambio, ya que ninguno de los candidatos que se presentaron en 2019 a las principales instituciones repite. En el caso de la lista al Parlament, no seguirán tres de los cuatro diputados que resultaron elegidos hace tres años: se van Miquel Ensenyat, Fina Santiago y Josep Ferrà y la lista sufrirá un vuelco.