La propietaria del piso señala el techo de su baño, lleno de humedad y en mal estado. | T. Ayuga

16

Andrea Romina Sanjurjo es propietaria de un piso de la calle Andreu Feliu, en Palma, que el sábado pasado amaneció con prácticamente todo el baño inundado. Está desesperada por las goteras que vienen de su vecino de arriba, quien actualmente no coge el teléfono al administrador de la finca y la propietaria sigue sin tener respuesta. En el piso, la denunciante convive con su madre, hermana y sobrino y teme que se produzca un cortocircuito, ya que en el baño hay cables que ha tenido que guardar por precaución. «Ha sido una semana horrible, no lo puedo explicar, porque encima se tuvo que encargar mi hermana, quien se percató de las goteras, el fin de semana pasado. Yo estaba en Barcelona», explica.

Cuando regresó, continuó «el diluvio», describe, durante el lunes. «Hemos llenado, al menos, tres cubos con agua», asegura. Andrea subió al piso de arriba para avisar del problema a los inquilinos. «El problema viene de su baño, sobre todo cuando se duchan. Me dijeron que se ducharían con barreños, incluso». La única vez que el propietario contestó al administrador fue el martes y dijo que enviarían a un técnico. «No sé si fue al final, pero el diluvio paró, aunque continuaba saliendo un poco de agua». Otro fontanero visitó ayer el piso de Andrea para valorar el estado y «me advirtió que se me podía caer el techo por las goteras. De hecho, ya se me caen pedazos», lamenta.

Con el cubo que colocó el fin de semana por las goteras.

Si respuesta

La vecina afectada sabe que el problema de humedades y goteras no es nuevo en el edificio. Explica que hace tiempo otros vecinos tuvieron problemas similares pero se arregló ya que era un tema de la comunidad. Ella también sufrió hace unos años un episodio parecido al que vive ahora. «En ese momento había otros propietarios y se solventó enseguida. Pero el de ahora no coge las llamadas. El administrador le ha enviado muchos correos electrónicos sin respuesta». En ellos, básicamente le comunicaba que él era el responsable de la fuga de agua.

El caso es claramente un tema privativo, es decir que la responsabilidad recae en el propietario ilocalizable. Las goteras, apunta Andrea, le afectan principalmente cuando los actuales inquilinos abren el grifo de la bañera. No solo le cae agua, también el resto del jabón. «Desde el martes ha seguido cayendo agua del techo, el fontanero me ha dicho que el problema no se ha solucionado a pesar que supuestamente acudió otro técnico», insiste Andrea, que la semana próxima tendrá la visita del perito. Esta propietaria se siente desesperada y busca una respuesta urgente.

El apunte

Preocupación por que las humedades se propaguen

Las humedades que sufre Andrea Romina Sanjurjo en prácticamente todo el techo de su baño están empezando a propagarse por el resto de las habitaciones. De hecho, ayer nos enseñó la pared del cuarto de invitados, que está empezando a oscurecerse.