Aspecto de la concentración, ayer ante el Consolat de Mar, sede de la presidencia del Govern. | Jaume Morey

0

Convocados por todos los sindicatos con representacióin en las juntas insulares de personal docente no universitario (STEI, ANPE, UOB, Alternativa, CCOO y UGT), cerca de un centenar de profesionales educativos se concentró este viernes ante el Consolat de Mar, sede de la presidencia del Govern, para exigir una negociación colectiva sobre una serie de puntos, entre ellos el aplazamiento de los currículums, la reducción de las horas lectivas en todas las etapas (23 horas en Primaria y 18 en el resto de etapas educativas) o ratios más bajas.

Entre gritos y el sonido de silbatos, los concentrados corearon consignas como Menys armament i més coneixement o No som un grapat de quatre arreplegats, y mostraban pancartas referentes a un mayor presupuesto educativo, la reducción de la burocracia o soluciones para los docentes interinos. El presidente de la junta de Mallorca, Cosme Orell, declaró que «hemos convocado esta concentración porque, tras la del 16 de junio ante la Conselleria, muchos docentes nos han pedido otra protesta fuera del período lectivo y hoy -ayer para el lector- era el primer día con estas condiciones».

Orell recordó que «el pasado 1 de abril se registró una carta dirigida al conseller d’Educació, Martí March, en la que se le pedía el inicio de un proceso de negociación. Su respuesta ha sido convocar mesas sectoriales para tratar únicamente los objetivos de su departamento. No ha habido respuestas ni propuestas ante nuestra petición de negociación». El presidente de la junta señaló que «desde la Conselleria se nos ha dicho que se prepara un borrador de carrera profesional, tal como prevé la LOMLOE. Se ve que para eso no hay mucha prisa, pero sí para implantar los currículums, cuando son inaplicables en las debidas condiciones, con un aumento de la burocracia para los docentes. Por ello pedimos su aplazamiento. Mientras tanto, el gobierno más progresista de la historia aumenta el presupuesto militar, pero no hay dinero para educación, cuando existe el objetivo del 5 % del PIB balear para el año 2030».