Los transportistas piden al Govern acabar con la concentración de vuelos en el aeropuerto de Palma. | TERESA AYUGA

16

La Federación Empresarial Balear de Transportes (FEBT) y la patronal española Confebus, que este miércoles realizaron en Palma la junta directiva nacional, piden al Govern y resto de administraciones y touroperadores acabar con la concentración de vuelos en el aeropuerto de Palma.

El presidente de la FEBT, Rafael Roig, ha apuntado en la mañana de este jueves, junto al presidente de Confebus, Rafael Barbadillo, que esta concentración de vuelos «distorsiona toda la actividad aeroportuaria y afecta, especialmente, a los transportistas y turistas».

Noticias relacionadas

Roig ha añadido que «la concentración de vuelos impacta directamente en las empresas, provoca un daño de imagen del destino y repercute en el resto de servicios aeroportuarios, ya que los turistas tardan tres horas en llegar desde la terminal a los autocares por la saturación que se produce en los controles por la acumulación de vuelos en la misma franja horaria».

FEBT y Confebus, asimismo, anuncian que el incremento del precio del combustible es ya inasumible y piden, por ello, que se incremente la subvención de 20 a 40 céntimos por litro. El problema añadido de que no se palía la subida del combustible, según Rafael Barbadillo, «es que nos podemos encontrar que en septiembre no haya transporte escolar al no incrementarse las subvenciones a las empresas para minimizar el impacto del combustible».

Otro tema tratado en la junta nacional es la falta de conductores en el sector del transporte regular, discrecional y de mercancías. Rafael Roig, en este sentido, indicó que «faltan en Balears 250 conductores para poder regularizar nuestra actividad». Añadió que este problema afecta no solo a las Islas sino al resto de regiones españoles y europeas por el impacto negativo que ha tenido la pandemia en este colectivo «al optar por otros trabajos en otros sectores».