A las 3 de la madrugada, los turistas estaban de fiesta en la primera línea del Arenal. | Twitter: @tonimaltraste

7

Botellones hasta el amanecer, trileros y carteristas, robos con fuerza, orín y sexo en las calles. El desmadre continúa en la Playa de Palma, ciudad de vacaciones para los visitantes y un martirio para sus habitantes. «Bamboleo en el Arenal, no sé si llorar o vomitar... Hila, ¿esto lo permitirías en tu barrio, en Paseo Mallorca o en Jaume III? Associació de Veïns de Santa Catalina, la vostra lluita és respectable, però no sabeu lo que sofrim aquí», denuncia un vecino del Arenal de Palma en sus redes sociales. El usuario publica un vídeo en el que se observa a un grupo de personas cantando y tocando las palmas, acompañados por una trompeta y una guitarra, en la primera línea. A las 3 de la madrugada.

Noticias relacionadas

«Gente intentando dormir y a ellos les da igual. Y al Ayuntamiento de Palma también», dice el vecino (@tonimaltraste), quien considera que «hay barrios de primera y de segunda. Nosotros somos de tercera», por el reiterado incumplimiento de la normativa municipal en la Playa de Palma. A lo largo del mes, este usuario ha denunciado en distintas ocasiones la situación de los vecinos, y ha compartido numerosas imágenes de botellones en el paseo costero, repleto de residuos y con las basuras rebosantes, de calles llenas de orín e incluso de jóvenes manteniendo relaciones sexuales en la vía pública.

El turismo de excesos no es solo condenado por la vecindad, sino que muchos empresarios de la zona también se posicionan en contra de esta tendencia. Los portavoces de Palma Beach, sello de calidad que agrupa a empresas de la hostelería y la restauración, advirtieron hace unas semanas que urge tomar medidas de control sobre el comportamiento de los turistas, y una docena de bares y restaurantes impusieron código de vestimenta. Solo en este último mes, en la zona se han realizado distintas actuaciones policiales, que se han saldado con la detención de carteristas y trileros, la intervención de bebidas alcohólicas o de vehículos y productos de vendedores ambulantes.