Imagen de archivo de un día de urgencias saturadas en Son Espases. | Redacción Local

63

«¿Cómo pueden decir que se ha reforzado el personal?». El revuelo fue mayúsculo este viernes en Son Espases tras leer, en una información de Ultima Hora, unas declaraciones del jefe de Urgencias, diciendo que se había reforzado el servicio de cara a un incremento de la actividad. La delegada del sindicato de enfermería SATSE del centro hospitalario, Erlina Vijande, no sólo muestra su rechazo, sino que asegura que el hospital iniciará, la semana que viene, el cierre de hasta 76 camas por falta de profesionales. «Empiezan día 1 y se hará de forma paulatina porque no hay enfermeras suficientes para cubrir las vacaciones», explica. Vijande carga también contra la consellera de Salut, Patricia Gómez, quien el miércoles aseguró en el Parlament que los cierres de camas se deben a una adaptación en función de las necesidades.

«En una unidad del área pediátrica faltarán nueve enfermeras el 1 de junio», insiste la profesional. Erlina Vijande explica que existe una rueda vacacional, que va cambiando cada año, y que a 30 de abril ya está concedida. «El hospital y el IB-Salut conocen, desde hace tiempo, las vacaciones de cada persona y, en algunas áreas, las supervisoras están desbordadas porque el problema empieza la semana que viene», añade. Y las consecuencias de la falta de personal ya se conocen: «Igual una enfermera pasa de tener 12 a 16 pacientes. La carga es brutal pero además la atención al enfermo no será la misma», advierte. Entre las peticiones que el sindicato ha realizado a la gerencia está precisamente reforzar el servicio de Urgencias, «no lo han hecho porque no hay gente. Por ejemplo, necesitan a uno más en triaje», señala.

Noticias relacionadas

«El problema es que con el cierre de camas y el aumento de población, el verano será un coctel explosivo. Se saturará», indica. Y no es algo sobrevenido, asegura que en marzo ya advirtieron al IB-Salut de esta situación. Entre las soluciones propuestas por la administración sanitaria está el pedir, una vez más, que quien pueda posponga sus vacaciones. Si bien también habrían solicitado que aquellos que tengan reducción aumenten su jornada. «Ahora están desesperados pero es que ni el IB-Salut, ni la conselleria, ni la dirección del hospital han hecho su trabajo», señala.   

Lo cierto es que se han lanzado ofertas urgentes de trabajo para cubrir puestos de enfermería. «¿Cuándo lo hicieron? ¿Hace 15 días?», lamenta la sindicalista. «La falta de personal es un problema de salud pública que hay que resolver ya, porque no sólo afecta a quien trabaja, también a la población». En este sentido solicita unos mayores incentivos para hacer atractivo el empleo.

El apunte

Piden que se reabran 36 camas de Son Llàtzer

Si bien se dice que las enfermeras renuncian a trabajar en Son Espases, la situación en Son Llàtzer no es mucho mejor. La alta presión de las Urgencias se está aliviando a diario con un encaje de bolillos. Por este motivo, las delegadas del SATSE en este centro ven necesario que se abra la planta 1D, con 36 camas, para hacer un correcto drenaje, pero, claro, también habría que contratar más.