El apetito inversor se ha despertado y también la oferta, con muchos propietarios que están encontrando un momento más propicio para vender | T. Ayuga

6

Las operaciones de compraventa de empresas se han reactivado después del parón que han supuesto los dos años de pandemia. El apetito inversor se ha despertado y también la oferta, con muchos propietarios que están encontrando un momento más propicio para vender.

Entre los sectores que mayor actividad han recuperado en este sentido destaca el hotelero, con 3.180 millones de euros en inversión en 2021 a nivel nacional correspondientes a 127 transacciones de hoteles con un total de 22.249 habitaciones. Estas cifras triplican la inversión de 2020 y superan en un 26 % las de 2019. Y se prevé que este año vayan a más.

Así lo ponen de manifiesto los datos presentados este jueves en la sede de PIMEM por ONEtoONE Corporate Finance, multinacional española especializada en el asesoramiento en fusiones y adquisiciones de empresas. En el caso de los hoteles, destaca el creciente interés inversor por parte de extranjeros, que representaron el 58 % de la inversión en 2021 con una cifra acumulada de 1.848 millones de euros.

El protagonismo de la inversión extranjera no se circunscribe a los sectores hotelero e inmobiliario (aunque hayan sido el verdadero motor de la actividad), según Carlos Martínez y David Roldán, CEO de ONEtoONE y delegado en Baleares de la empresa, respectivamente. Se estima que alrededor del 65 % de las inversiones realizadas en transacciones de empresas en las Islas han corrido a cargo de compradores extranjeros.

«Es cierto que Baleares ha sufrido mucho por la paralización de la actividad turística y eso detuvo también las operaciones de compraventa de empresas, que registraron una bajada muy significativa», señala Martínez para especificar que ese descenso llevó el volumen de operaciones a menos de la mitad. Se prevé que 2022 sea un año de la recuperación definitiva e incluso de números récord, ya que la demanda de los inversores crece a la par que se reactiva el turismo y la actividad económica. Paralelamente, hay una mayor oferta al ir consolidándose la percepción de que es un buen momento para la venta.

Además del sector hotelero, destaca el interés en empresas de sectores como la alimentación, la automoción la construcción o la tecnología. Entre las causas que llevan al empresario a vender, Roldán menciona algunas como «causas familiares o particulares como la jubilación, o bien razones económicas como un momento de necesidad de la empresa o la creciente competencia por la concentración de empresas en un determinado sector».

Asimismo, Martínez señala que 2022 es un año en que se está reactivando el interés por invertir en sectores muy determinados como el del ocio, también ligado a la reactivación del turismo y a la superación de la crisis sanitaria, lo que lleva al consumidor a dedicar parte importante del ahorro acumulado en el tiempo libre. «Este va a ser el año del sector servicios y concretamente del ocio», asevera Martínez para añadir que «el mundo de la inversión está viendo en las empresas un terreno muy rentable».