Un 37% de su sueldo de los padres va destinado a criar a sus hijos.

37

Un bebé revoluciona la casa pero también la economía. Tener un hijo en Mallorca cuesta dinero. Y mucho. Criar un hijo es igual a tener una hipoteca de 300.000 euros a 30 años. También podría ser equiparable a comprarse una casa en Palma, una de las zonas más demandadas de la Isla, en las que las viviendas de segunda mano tienen un coste de 200.000 euros de media, mientras que las de obra nueva se sitúan por encima de los 300.000 euros. Es más, con el dinero destinado a ser padres también podrían comprarse un coche de alta gama, como un Porsche o hasta un Ferrari.

La natalidad cae en Baleares. Y las razones laborales o de conciliación de la vida familiar, junto con las económicas, son las responsables de que las mujeres tengan menos hijos de los deseados, según la Encuesta de Fecundidad elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Las cifras hablan por si solas: en las Islas nacieron 8.712 niños y niñas en 2021, lo que supone una disminución de 54 bebés en comparación con 2020 y de 119 en relación a 2019. Un hecho que también responde a que hoy en día ya haya más hogares baleares con perros que con menores.

A pesar de que dar una cifra exacta del gasto en el que incurren las familias a la hora de tener un hijo o hija es complicado, ya que depende de muchos factores y de las necesidades concretas de cada persona, un estudio elaborado por la consultora Raisin estima que la media está en los 300.000 euros desde el nacimiento hasta los 30 años, edad media de emancipación. En el caso de un niño, el gasto es de 309.381 euros, mientras que una niña es algo más barato y cuesta 301.154 euros. El motivo es que las mujeres se emancipan antes que los hombres. Según el INE, ellas suelen dejar el hojas a los 28,8 años, y ellos a los 30,7, casi dos años más tarde.

Noticias relacionadas

La recopilación ha considerado las variaciones del IPC, que se situó en el marzo en 9,8 %, gastos como celebraciones, o la subida de la educación, sobre todo la universitaria. Si viajamos 20 años atrás, el coste de tener un hijo desde el nacimiento hasta su emancipación era de 218.848 euros (como puede verse en la tabla superior). Hoy en día, el coste para el mismo periodo de tiempo resultaría en un total de 309.381 euros, ya que dicho coste no es ajeno a los tiempos que corren y al incremento de precios al consumo.

El porcentaje de salario que se dedica a la crianza de los hijos en los dos años estudiados, el cambio porcentual medio es distinto. En 2002 el coste de tener un hijo suponía un 36.66 % del salario anual, mientras que actualmente este porcentaje se sitúa en un 37.89 %, un 3.35 % superior.

La llegada del bebé: 10.000 euros para el primer año

La llegada de un bebé siempre es alegría pero también son gastos. El primer año de vida puede suponer para los progenitores un coste de casi 10.000 euros, lo cual supone un 38.19 % del salario anual de un hombre y un 40.51 % del salario de una mujer. Según un estudio realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), el gasto medio anual durante el primer año de vida de un hijo es de 7.706 euros. En los primeros años de vida también tienen un mayor coste la educación y cuidados del menor, ya que las escoletes y guardería no son obligatorias.

Este incremento del IPC es irregular en función de la edad de los hijos. El primer año de crianza ha incrementado su coste en un 46.26 %, de 7.254 a 10.610 euros, mientras que a partir de los 24 años de edad de los hijos, el gasto anual disminuye y pasa de 3.110 a 4.592 euros, una variación del 47.66 %.

El apunte

El coste de ser mamá

El hecho de ser madre sigue impactando de forma negativa en las mujeres. El 72 % de las mujeres asegura que tienen dificultades para conciliar la vida laboral y la familiar teniendo un hijo, mientras que en los hombres este porcentaje se reduce al 60 %.

A la desventaja salarial y de empleabilidad se le suma también el coste de oportunidad asociado a la sobrecarga de los cuidados sobre las mujeres, que asumen una carga mayor en cuanto a responsabilidades, y por tanto un impacto mayor en su carrera profesional. Según un estudio elaborado por el Instituto de la Mujer en 2020,  en el ámbito privado, las mujeres asumen la mayor parte del trabajo doméstico y alrededor del 70 % de las tareas de cuidados.