Imagen de Carmelo Monroy, | Jaume Morey

31

El coste del café ha alcanzado cifras «históricas» hasta duplicar su valor. Este hecho ha provocado que en Balears, por ejemplo, al menos el 90 % de los bares y cafeterías se hayan visto obligados a subir el precio para el cliente entre 0,10 y 0,20 céntimos. Hay varios factores que han influido en este incremento. El presidente de la Asociación de Torrefactores de Café de Baleares, Toni Vallcaneras, destaca en primer lugar que se ha encarecido el precio de los sacos de grano. Las heladas producidas en Brasil, el segundo país productor de café, después de Vietnam, han limitado las cosechas a pesar de que la demanda ha sido la misma. Por lo tanto, el precio es mayor ahora.
Por otro lado, el coste del transporte se ha duplicado, lo que ha generado un aumento extra para los proveedores. «Estamos ante una subida histórica en relación a los últimos años. El traslado del café es más caro ya que el café en sí». Vallcaneras también señala la pandemia. En este sentido, la crisis sanitaria ha hecho que en los hogares se consuma más este productos que no tanto en las cafeterías.
Hace un año que los precios están disparados, hasta casi duplicar sus cifras, según varios estudios.

Kilos

El presidente de la asociación detalla que el tipo de café genérico con el que suelen trabajan los tostadores es el café verde, y que su precio dependerá de su origen y de la finca de donde proceda.
Si hasta antes de la pandemia el precio medio, contando el transporte, era de unos cuatro o cinco euros por kilo, ahora se sitúa en ocho euros por kilo. El propietario del Bar Vicenç, Javier Fuster, asegura que tras la pandemia ha habido un ligero aumento de unos 0,10 céntimos en el precio de su café. Reconoce que cada año sube en torno a un euro el producto, que le llega directamente de los proveedores.

Fuster paga unos 12 euros el kilo y no confía en que el precio «se estabilice». Asimismo, aclara que «si no suben el precio de los productos, yo los mantengo a como están». Por ahora, ningún cliente se le ha quejado por el incremento del café con leche o el cortado, las dos bebidas más consumidas en su bar. A pesar de que prácticamente todos los negocios con cafetería en Balears han tenido que modificar los precios, hay otros que, de momento, no lo hacen o lo suben muy poco. Carmelo Monroy, encargado de la cafetería Los Patines, menciona que en el café cortado ha aumentado 0,05 céntimos de euro, pero reconoce que a sus clientes habituales «les mantenemos el mismo precio que antes».
En su caso, el aumento del café sí lo ha notado. De pagar 19 euros el kilo, ahora llega a los 23 euros. Carmelo destaca que «las furgonetas han dejado de distribuir tanto producto, ahora no llegan ni a 100 kilos por semana». A su juicio, sí se muestra optimista por que la curva baje y se estabilice el valor, y añade que «sí que hay clientes que se han quejado».

En Balears se consume alrededor de 2 millones de kilos de café al año, lo que representa unos cinco o seis kilos por persona y año, según dice Toni Vallcaneras. Con todo, el presidente augura que «no hay previsión de que se regule su valor a corto plazo» y que todo dependerá de cómo vaya la próxima cosecha, entre marzo y abril.