En la imagen, la junta directiva de Salvem Sant Joan, el domingo. | MANOLO BARRO

26

El primer acto organizado por la nueva asociación Salvem Sant Joan, que afirma que «nace para defender la fiesta de Ciutadella ante la masificación», ha suscitado una viva controversia sobre el papel de la mujer en estas fiestas. La presidenta del Govern, Francina Armengol; la presidenta del Consell de Menorca, Susana Mora, y todas las formaciones de izquierda rechazaron y censuraron ayer las afirmaciones efectuadas el domingo por Joan Fedelich Benejam, l’amo de Sant Joan Gran, que desde 1997 participa como cavaller (jinete) en la Qualcada de las fiestas de Ciutadella.

«Ni políticas, ni, con todos los respetos, mujeres de por medio, cuando ellas saben y disfrutan haciendo lo que hacen. El tema de la mujer, por nuestra parte, sobre. No hay nada más que hablar sobre este aspecto», afirmó Fedelich en la presentación de Salvem Sant Joan. Estas palabras provocaron este lunes una cascada de reacciones críticas, comentarios en las redes y comunicados de los partidos de izquierda que, de forma unánime y contundente, se pronunciaron en contra y, además, pidieron la dimisión de Joan Fedelich.

Noticias relacionadas

La presidenta Armengol afirmó que estos discursos «no sólo dañan a Sant Joan sino a nuestra sociedad»; la presidenta del Consell de Menorca, Susana Mora, dijo que «no hemos de permitir que discursos como estos hagan retroceder a las mujeres»; el vicepresidente Juan Pedro Yllanes    tuiteó que «estos discursos no tienen cabida en pleno siglo XXI»; y el conseller Miquel Company lo calificó de «vergüenza». «¡Totalmente intolerable! se ha de pedir la dimisión del presidente», aseveró la diputada y exalcaldesa de Ciutadella, Pilar Carbonero. Las Joventuts Socialistes de Menorca piden cambiar las tradiciones «si vulneran derechos y proclaman «Viva Sant Joan feminista». Més per Menorca tildó de «inaceptable, machista y propio de otras épocas el discurso del presidente de Salvem Sant Joan», en un comunicado al que se remitió la alcaldesa de Ciutadella, Joana Gomila. La concejal de Igualdad, Carla Gener, insta a las mujeres de Ciutadella a «que hablen porque esto no se puede tolerar; condeno cada una de sus palabras, ni tienen ni han de tener cabida en un municipio como Ciutadella que trabaja para ser igualitario».

«No supe expresarme»

Frente a la avalancha de críticas de la izquierda, el PP, Vox y Ciudadanos no se pronunciaron. Por su parte, Joan Fedelich, pidió disculpas a «todas las mujeres a quienes mis palabras las hayan podido ofender». «No supe expresarme y los nervios me jugaron una mala pasada», añadió. Desde la asociación insisten en que «el problema de las fiestas de Sant Joan no es el papel de la mujer, sino la masificación».