Dos profesores dan clase a un grupo de alumnos de Primaria. Foto de archivo. | Efe

0

El sindicato ANPE en Baleares pidió este jueves que se priorice una tercera dosis de la vacuna contra la COVID-19 voluntaria a los profesores, una vez que concluya la inmunización de sanitarios y población vulnerable. En un comunicado de prensa, la organización sindical ha instado a la Conselleria de Educación a convocar una reunión para analizar el aumento de contagios en las aulas y un posible cambio de escenario.

Noticias relacionadas

Según el presidente de ANPE, Víctor Villatoro, «si la iniciativa de la Conselleria es mantener la enseñanza presencial y las escuelas abiertas, habrá que plantear test de antígenos o PCR para los docentes al inicio del segundo trimestre, aumentar la contratación de profesorado de substitución COVID y aplicar una reducción paralela de ratios». Villatoro apuntó que estas propuestas «ayudarían a proteger a los docentes del virus, permitiendo la continuidad formativa de nuestros alumnos».

Desde el sindicato consideran necesario plantear una dosis de refuerzo y anticiparse al escenario invernal, «ya que podría suponer jugar con ventaja educativa ante el virus». «Estamos preparando una partida de material sanitario para los centros escolares y rogamos a toda la comunidad educativa continuar con el cumplimiento de las recomendaciones sanitarias estas navidades para hacer de la escuela un entorno seguro y sin interrupciones educativas», han concluido.