Por la tarde, la afluencia de gente en las calles de Palma fue mayor, coincidiendo con el primer día sin lluvia desde el encendido de luces de Navidad. | miquel a. canellas

0

El sector del comercio de Mallorca puntúa con nota alta el Black Friday de este año, que este viernes vivió su día principal –y original. Con más clientes de lo habitual, no hubo aglomeraciones en las principales vías comerciales de Palma ni en grandes superficies. La moda, especialmente las prendas de abrigo y calzado de invierno, fue uno de los productos más demandados, tanto para uso propio como para regalo. El año pasado, el gasto en moda fue mínimo, puesto que muchas personas no trabajaban o lo hacían desde casa y no se celebraban eventos. De ahí, que muchos ciudadanos aprovechan ahora los descuentos para adquirir las prendas que necesitan.

Frío

La llegada del frío en Balears antes que de costumbre también ha impulsado las compras de ropa de abrigo, según reconoció el director de Relaciones Institucionales de El Corte Inglés en Mallorca, Antonio Sánchez. «Esta bajada de las temperaturas beneficia las ventas de este tipo de prendas ya que ahora se pueden adquirir con descuento, mucho antes de las rebajas de invierno», valoró. El centro inició los descuentos el lunes para los clientes con tarjeta de El Corte Inglés y desde el jueves y hasta mañana, las ofertas se han extendido a todo el público y departamentos. «Las ventas han sido buenas, mucho mejores que las del año pasado y se acercarán a las de 2019, que fue uno de los mejores», indicó Sánchez.

La mayoría de comercios prolongarán los descuentos durante el fin de semana, aprovechando que mañana es un domingo de apertura comercial, por lo que las grandes superficies pueden abrir al público. Y es que muchos ciudadanos aprovechan estos días apara adquirir regalos de Navidad. Así lo indicaron los presidentes de las patronales del pequeño y mediano comercio Afedeco y Pimeco, Antoni Gayá y Antoni Fuster, respectivamente. El comercio local también registró una campaña de ventas positivas, aunque sin llegar a las cifras de 2019. Desde Pimeco calificaron el aumento respecto al año pasado en un 20 %. «La gente ha empezado a salir a la calle y a comprar sin miedo», valoró Fuster, quien reivindicó que el Black Friday debe quedarse en una campaña de duración breve de descuentos. En términos similares se manifestó Gayá, quien valoró que este año sea más corta que en los anteriores y con descuentos «normales». La mayoría oscilaban entre un 20 % y un 30 %, aunque en algunos casos podían alcanzar el 50 %.
En cuanto a la tecnología, producto estrella por estas fechas, generó gran demanda, pero menos que en años anteriores cuando las ofertas eran más agresivas.

Menos stock, pero sin problemas

Ni grandes superficies ni comercio de proximidad han tenido problemas de stock, especialmente en moda. Desde Afedeco destacan el buen resultado de los bonos, que han favorecido el esponjamiento de las compras y que no se hayan concentrado en un solo día. Desde Pimeco, indicaron que si bien el stock de los comercios es inferior al de antes de la pandemia, no se prevés problemas de suministro en ropa y calzado. En cuanto a la tecnología, hay productos de otras marcas o categorías para cubrir la falta de otros.