Previous Next
1

PAula, Biennal d’Educació 2021, finalizó este sábado sus jornadas de actividades educativas y culturales con un éxito de participación y de propuestas y experiencias expuestas. Cabe destacar que, precisamente este sábado, se celebraba el Día Internacional de la Infancia. La jornada de este sábado , en su sesión matinal, se dedicó especialmente a la fantasía y la imaginación en el aprendizaje. La sesión fue presentada y conducida por Juan Mata, profesor de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Granada, y él mismo la inició sumergiéndose en la figura del escritor y pedagogo italiano Gianni Rodari, del que en 2020 se cumplió el centenario de su nacimiento, «una de las voces más novedosas y estimulantes de la literatura infantil, pero también autor de textos de reflexión sobre la educación, en especial Gramática de la Fantasía, donde, a través del llamado binomio fantástico -el encuentro entre dos palabras para generar una historia, fuera de su significado cotidiano-, incentivó en la escuela la imaginación y la capacidad de inventar de los niños».

Creatividad

Mata citó a Rodari para destacar que «la imaginación es un componente básico de la enseñanza, apostando por la creatividad infantil y con la palabra como elemento de liberación. Todos los usos de la palabra son para todos, pero no para que todo el mundo sea artista, sino para que nadie sea esclavo. Rodari propuso que los niños tuvieran la sensación de que la imaginación y la fantasía forman parte de la escuela». A continuación, se proyectó una reciente grabación de una conversación entre Mata y Francesco Tonucci, pedagogo italiano y amigo de Rodari, «una de las voces más respetadas en todo el mundo en su ámbito» y autor de La ciudad de los niños. Tonucci defendió «una educación en la que desarrollen la personalidad, las habilidades, las capacidades y las aptitudes para formar personas realizadas, felices y que puedan asumir funciones sociales. El maestro no debe enseñar, sino promover, favorecer y también preguntar. Y la pandemia ha podido ayudar a los niños a aprender cuestiones profundas para toda la vida, como el dolor, el temor, los tiempos largos, convivir más con la familia y cuidar a los demás».

Ta201121001-03.jpg
Ponentes de la sesión matinal, con los organizadores de PAula.

Juego

Mata dio paso a Rocío Egío, arquitecta, diseñadora e ilustradora, quien ha creado el juego Los alimentos fantásticos, en el que los alumnos pueden combinar alimentos con otros conceptos y a partir de ahí inventar una historia. El juego incluye referencias a la dieta mediterránea, los hábitos saludables o el calendario de temporadas de los alimentos. PAula regaló un ejemplar del juego, explicado por su autora en un tono desenfadado, a cada uno de los presentes. A partir de aquí, Juan Mata y Rocío Egío introdujeron la cuestión de la diferencia entre la fantasía y las fake news. Egío señaló que «siempre ha habido noticias falsas, pero actualmente, con internet y las redes sociales, las hay en todas partes. Se están creando bolas que pueden llegar a ser gigantescas y las informaciones sin contrastar nos llegan a través de trampas visuales». En este apartado, Mata mantuvo una conversación con Soledad Gallego-Díaz, experimentada periodista y exdirectora de El País, quien explicó en referencia a las fake news que «ahora hay una capacidad de manipulación que no había existido nunca. Las noticias falsas no pretenden acercarse a la realidad, sino que la manipulan y, a través de las redes sociales, se difunden con una inmediatez no conocida hasta ahora en el mundo de la comunicación. Eso es un riesgo para la democracia, pues crea un ambiente propicio para la aparición de salvadores autoritarios».

Ta201121111-12.jpg
La diseñadora e ilustradora Rocío Egío, durante su intervención.

Gallego-Díaz puso el ejemplo del asalto al Capitolio de Washington a partir de la insistencia de Donald Trump en que las elecciones de las que salió derrotado habían sido un fraude: «Ha sido la primera vez que un presidente saliente ha cuestionado las elecciones. Hace años, los partidos estadounidenses apartaban a candidatos como Trump, pero éste es un multimillonario muy popular por sus programas de televisión y los republicanos no lograron dejarlo atrás. Incluso como presidente, Trump reavivó las noticias falsas, llamándolas hechos alternativos. Ni siquiera las grandes fortunas estadounidenses apoyaban a Trump, pero consiguió la presidencia».

Parar un minuto

En este sentido, Gallego-Díaz reivindicó la figura del periodista que «contrasta los datos y los hechos. Y el ciudadano debe parar un minuto para comprobar si esa noticia que le ha llegado es falsa o no. Esta actitud debe trasladarse a los alumnos para que desarrollen su espíritu crítico». La sesión vespertina de la jornada se inició con la intervención del conseller d’Educació i Formació Professional, Martí March, quien expresó su apoyo a «iniciativas como PAula, que transmiten los valores de la educación y la cultura». Reclamó «la dignidad como base para construir la educación, pero también la emoción. Sin emoción, el proceso del aprendizaje resulta más difícil. De la pandemia, también hemos aprendido que sin presencialidad tampoco hay educación. La presencialidad se ha mostrado básica, insustituible, pero debe ser compatible con la digitalización. Ésta es un instrumento, no un milagro, y no debe constituir un elemento de desigualdad de oportunidades».

Martí March y Carlota Juncosa.

Tras March, fue el turno de Carlota Juncosa, profesora, escritora, dibujante e instructora de mindfulness, quien subrayó el valor de la meditación «ante una sociedad antiniños, con prisas y horarios muy exigentes. Los niños necesitan un lugar seguro para sus procesos, habilidades y ritmos». Juncosa se refirió a «la depresión y la ansiedad que han sufrido muchos docentes con la pandemia» y detalló las causas y los efectos del estrés, incluyendo varias prácticas contra éste con los presentes. También recordó que «estamos dando prioridad a las cosas urgentes sobre las importantes». PAula finalizó con la obra teatral Tornar a les arrels, a cargo de la compañía Va com Va, una reivindicación de la tierra y de la experiencia de las abuelas. A partir de la representación, las actrices propusieron a los docentes la realización de ejercicios con los alumnos en los que se encueste a las abuelas y se recuperen canciones, fiestas y recetas tradicionales: «Sin llegar a una idealización del pasado, no podemos perder todo este legado».