Una profesora acompaña a alumnos de Educación Primaria a un aula. | Jorge Gil - Europa Press

0

El conseller d'Educació, Martí March, ha informado este viernes que el departamento tiene previsto convocar en los próximos tres años hasta 3.527 plazas de oposición con el objetivo último de rebajar hasta el 8 por ciento la tasa de interinidad.

March, junto a la directora general de Personal Docente, Rafaela Sánchez, han asistido a la reunión de la Mesa Sectorial convocada con carácter extraordinario para presentar la oferta de plazas públicas.

En concreto, en 2022 se convocarán 1.408, en 2023, 1.419 --las dos mayores convocatorias desde 2017-- y en 2024, 700 plazas.

A la salida de la reunión, los representantes de los sindicatos han coincidido a la hora de calificar como precipitada la convocatoria masiva de plazas, a la espera de conocer cómo quedará el decreto del Gobierno central en relación a los trabajadores interinos.

En cuanto al año 2022, en total se convocarán 1.408 plazas, de las cuales 624 corresponden a profesorado de Educación Secundaria, 593 a Infantil y Primaria, 177 a profesorado de Formación Profesional y 14 a docentes de Escuelas Oficiales de Idiomas.

Según ha informado el conseller, el objetivo de la Conselleria es continuar con el proceso de consolidación de plazas docentes iniciado el 2017, de forma que también se ha previsto sacar 1.419 plazas el 2023 y 700 el 2024. Así en el tiempo que queda de legislatura, se sacarán un total de 3.527 plazas.

Según ha destacado March, los dos procesos de oposición de 2022 y 2023 suponen, cada uno de ellos, una cantidad de plazas importante que supera cualquiera de las convocatorias presentadas desde 2017.

Así, sumando las plazas sacadas en el proceso de oposición de los años anteriores, desde 2017 se han sacado un total de 3.479 plazas que sumadas a las previstas por 2022, 2023 y 2024 ofrecen un resultado de 7.006 plazas durante las dos legislaturas.

El conseller se ha referido a la negociación del decreto de los interinos y ha admitido que podría introducir cambios en las oposiciones, pero mientras llega ese momento, ha señalado, la Conselleria «no quiere perder ninguna plaza».

En este sentido, el responsable de Educación se ha mostrado favorable a negociar con los sindicatos medidas de flexibilización de las oposiciones de 2022 porque, ha incidido, «todos están de acuerdo en reducir la interinidad, aunque cada uno lo interprete de una manera diferente».

Por otra parte, March ha argumentado la necesidad de prever las plazas que se convocarán en los próximos años como vía para obtener así una calendarización que permita a los trabajadores interesados en concurrir planificar la preparación de las pruebas.

El responsable de Educación del sindicato STEI, Cosme Orell, ha rechazado el planteamiento «de urgencia» de la convocatoria de plazas de oposición, hasta que se resuelva el debate del decreto para frenar el abuso de la temporalidad, que podría acabar influyendo en las convocatorias.

El presidente de ANPE, Víctor Villatoro, no se ha posicionado en relación a la convocatoria y el calendario, aunque ha trasladado al conseller la necesidad de que las pruebas sean «más pedagógicas» y pongan la experiencia profesional por delante de aspectos «más memorísticos». También ha pedido medidas que permitan la estabilización de los profesionales de más edad.

Por parte del sindicato Alternativa, Jordi Bardají, ha señalado que es el «momento de parar» y esperar al resultado del decreto a nivel estatal. En este sentido, ha recomendado esperar a «una solución positiva para los interinos» a partir de la cual poder convocar las plazas que quedarían vacantes. De otro modo, ha añadido, si se convocan las oposiciones, interinos podrían perder sus puestos de trabajo.

La secretaria de organización de CCOO, Ángeles Gil, ha trasladado la apuesta de su organización por la estabilidad de los trabajadores a partir de las oposiciones, que dan, a su juicio, «seguridad y tranquilidad», más aún en Baleares, «con tanta movilidad y tantos interinos».

Mientras tanto, ha recomendado que las pruebas den más valor a la experiencia y que sean más prácticas y relacionadas con la «experiencia real» de la docencia.

El secretario de Enseñanza de UGT, Tino Davía, ha criticado que la Mesa Sectorial haya sido «meramente informativa» y que solo haya servido para presentar el número de plazas. El representante de UGT ha asegurado que esperaban el decreto de mejora anunciado hace un año.

Davía ha instado a March a negociar con el Estado un sistema transistorio de acceso que permita compaginar las oposiciones con la presencia en el sistema público de docentes que llevan más tiempo.