Entre los comensales tiene que haber un metro y medio de distancia de seguridad. | Pere Bota

3

La asociación de restauradores Arema niega que se haya recuperado el 100 % del aforo en los bares y restaurantes de Baleares porque tiene que haber un metro y medio de distancia entre los comensales, requisito que no existía antes de la pandemia.

El presidente de Arema, Jaume Colombás, asegura que el aforo de real de los establecimientos de restauración es del 60 %, mientas que en el caso de los más pequeños se reduce al 40-50 %.

En este sentido, añade que otra restricción importante que se mantiene es que no puede haber más de dos personas en la barra en una misma reunión. «Si son tres amigos tienen que comer en una mesa», lamenta.

Colombás asegura que estas restricciones generan importantes pérdidas económicas a los restauradores y reclama que se eliminen. En este punto, añade que hasta hace poco las pérdidas económicas se paliaban con la posibilidad de poner mesas en las plazas de aparcamiento. En este punto, precisa que no están reclamando volver a sacar las mesas a la calzada, sino que pueden recuperar el 100 % de aforo real.

El presidente de Arema también recuerda que se mantiene la prohibición de fumar en las terrazas y la obligatoriedad de utilizar mascarilla en el interior. «Nos prometieron que cuando estuviese el 70 % de la población vacunada, la famosa inmunidad de grupo, podríamos volver a la normalidad y no ha sido así».

Otra opción que plantea es la de implantar la obligatoriedad del certificado COVID para poder ir a los bares y restaurantes sin restricciones.

El apunte

El PP asegura que «es mentira que el Govern haya eliminado todas las restricciones»

El diputado del PP Javier Bonet asegura que «es mentira que el Govern haya eliminado todas las restricciones». En este sentido, argumenta que «se sigue obligando a mantener el metro y medio de distancia y en la mayoría de casos solo se podrá llegar a un 50% ó 60 % del aforo».

A su modo de ver, la presidenta del Govern, Francina Armengol, y su equipo «gobiernan desde el bunker y sin pisar ni la calle ni un restaurante y eso se hace palpable en sus políticas».