Los acusados robaban las claves de acceso y se apropiaron de 8.000 euros. | Redacción Sucesos

16

Un grupo de cuatro acusados asumió este miércoles una condena por un delito de estafa por vaciar cuentas bancarias a través de internet. Según confesaron ayer los propios acusados se hacían con las claves bancarias de sus víctimas al suplantar la página web de su banco y por otros medios similares. Una vez que tenían esas contraseñas entraban y se llevaban pequeñas cantidades, en torno a cien o ciento veinte euros. Así consiguieron apropiarse al menos de 8.000 euros, según asumieron ayer.

Sin embargo, contra este grupo solo constaban dos denuncias, ambas en Palma y en el año 2013. La Policía siguió el rastro de este dinero que pasaba por la cuenta corriente de uno de los acusados que se lo transfirió a otra. Esta se dedicó a sacar los 8.000 euros en pequeñas cantidades en efectivo en distintos cajeros de la ciudad para luego repartirlo entre los cuatros investigados.

En el juicio, celebrado este miércoles en un juzgado de lo Penal de Palma, cuatro de los acusados asumieron la condena tras un acuerdo entre la Fiscalía y las defensas. El Ministerio Público retiró la acusación a un quinto investigado y también las acusaciones por blanqueo de capitales y por un delito de grupo criminal. Una de las acusadas había indemnizado ya a los dos demandantes. El banco que fue suplantado irá a un procedimiento civil para reclamar el dinero que le fue estafado y que tuvo que compensar a sus clientes.

La condena de tres de los acusados fue suspendida tras el acuerdo. Sin embargo, una mujer queda pendiente de una decisión posterior porque tiene antecedentes penales por una estafa por la que fue condenada con anterioridad.