Imagen del estado actual del muro.

0

La reconstrucción del muro de pedra en sec de la carretera de acceso al port de Valldemossa que derribaron las lluvias de la DANA del pasado 21 de septiembre costará 80.149 euros.

El conseller de Movilidad e Infraestructuras, Iván Sevillano, ha anunciado este jueves la reconstrucción, respetando la técnica patrimonial, de este muro catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC), ha informado el Consell de Mallorca en un comunicado.

Uno de los puntos afectados por las tormentas el pasado día 21 fue la carretera de acceso al Port de Valldemossa donde, debido a la gran cantidad de lluvia, el drenaje de la calzada se desbordó y se separó de los puntos habituales de canalización, lo que provocó la caída del muro de piedra en seco, situado en el punto kilométrico 4,4 de la carretera Ma-1131.
La rotura del muro abarcó 8 metros lineales y, aproximadamente, 4,5 de altura.

Sevillano ha recordado que la técnica de la piedra en seco fue declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 2001 y el muro caído está catalogado como BIC. «Teniendo en cuenta este hecho, desde el Departamento de Movilidad e Infraestructuras manifestamos la voluntad de reconstruirlo, respetando la técnica patrimonial, especialmente en la serra de Tramuntana», ha añadido.

Ha indicado que la reconstrucción debe ser diseñada bajo un doble aspecto: «la seguridad de los vehículos que llevarán cargas sobre el muro nuevo, especialmente los vehículos pesados, y, por otro, la protección patrimonial y ambiental de los muros de piedra en seco».

En la elaboración de la solución se ha contado con el asesoramiento del personal técnico de Medio Ambiente del Consell especializado en piedra en seco, que, a su vez, se ha coordinado con el personal técnico de Patrimonio.

Como se hizo hace dos años en la carretera de Lluc a Caimari, junto al Salt de la Bella Dona, en colaboración con el Gremio de Margers, se construirá un muro en ménsula (en ele) de sostenimiento del terreno, oculto bajo la calzada, para reforzar la seguridad, especialmente a la hora de circular vehículos pesados.

Este muro no será visto, quedará enterrado completamente bajo el asfalto de la carretera, escondido tras el muro de «pedra en sec».

El muro se reconstruirá, junto con el pretil correspondiente, siguiendo las técnicas tradicionales, por «margers» acreditados y con experiencia suficiente en la isla.
Se aprovecharán las piedras caídas para reconstruir el muro. El tallado de las piedras, así como la construcción en general, será supervisado por «margers» especialistas del Departamento de Sostenibilidad y Medio Ambiente del Consell y por técnicos de Patrimonio.

El pretil de protección que coronará el muro de piedra en seco tendrá las mismas características que los construidos en la zona y también será ejecutada por los «margers».

El presupuesto de la obra asciende a 80.149 euros. Como las obras han sido declaradas de emergencia, el 50% del coste se pedirá al Gobierno estatal, mediante la línea de ayudas para situaciones catastróficas.

Las obras tendrán un plazo de ejecución aproximado de dos meses, durante los cuales se mantendrá la circulación y el tráfico alternativo pasará por el carril que no está afectado