Josep de Luis, en el centro, junto a los cinco invitados y Aina Vidal (izda.), coordinadora de la OCB.  | Jaume Morey

15

«La escuela es el sitio para aprender y querer a nuestra lengua», señaló ayer la vicepresidenta de la Federació d’Associacions de Pares i Mares d’Alumnes (FAPA), Cristina Conti, en un acto convocado por la Obra Cultural con los principales actores de la marea verde contra la política educativa de José Ramón Bauzá. Justo ayer se cumplía el octavo aniversario de la manifestación donde cerca de 100.0000 isleños expresaron su rechazo al TIL.

El papel de la lengua catalana en las aulas y la sociedad fue uno de los aspectos que trataron los asistentes. Jordi Bardají, del sindicato Alternativa, advirtió que la normalización está lejos de ser una realidad. «Exigimos una verdadera política, intenstiva, para alcanzar la normalización» en las escuelas, dijo. Maria Antònia Font, del STEI, dijo que el Decret de Mínims «no se cumple» en todos los centros y pidió al Govern que corrija esa situación. Jaume Sastre, del sindicato UOB, señaló que el retroceso del catalán también se percibe en la sanidad o en la nueva ley estatal del audiovisual. Iñaqui Aicart, el exportavoz de la Assemblea de Docents, destacó que la Conselleria d’Educació dispone de estudios que indican que la competencia en expresión oral en castellano es hasta un 20 por ciento superior en los alumnos de primaria que la competencia en expresión oral en catalán. Y, sin embargo, el Govern «no afronta» esa carencia.

Los invitados recordaron las causas que llevaron a más de 100.000 personas a salir a la calle y valoraron cómo ha actuado el Govern. Destacaron que ciertamente se derogaron el TIL o la Llei de Símbols, y que la represión contra los docentes (como la apertura de expedientes a directores) ha cesado, pero echaron en falta medidas para rebajar las ratios o para cubrir inmediatamente las bajas de los docentes. «Lo que no sea avanzar es inmovilismo o autocomplacencia», dijo Aicart.

Maria Antònia Font atribuyó el éxito de las protestas contra el Govern de Bauzá a la complicidad de todos los actores de la comunidad educativa, desde la escuela concertada hasta la FAPA, y apostó por recuperar este ánimo. Jaume Sastre señaló que el Govern no ha cumplido algunos de los compromisos que adquirió, como mejorar la financiación de la educación, y echó en cara al Ejecutivo que «dificulte» la constitución del Col·legi de Docents.

Conti celebró parte de las medidas que ha impulsado la Conselleria d’Educació –como pasar de un presupuesto de 800.000 euros a 7 millones para ‘becas comedor’ o los nuevos 1.500 docentes contratados desde 2015–, pero reclamó las mejoras salariales prometidas al profesorado y aumentar la inversión en nuevas infraestructuras con el fin de reducir las ratios de alumnos por aula.

Punto de vista

«Los pollitos nacen según cómo se ponen los huevos»

La manifestación del 29 de septiembre de 2013 es tenida por la más multitudinaria de Balears. Alrededor de 100.000 personas salieron a la calle aquel domingo. Este periódico preguntó ayer a sus protagonistas si tras las últimas polémicas sobre el catalán en la sanidad y la educación y dado el balance positivo pero con matices que hacen de la gestión de Martí March  consideraban viable una nueva movilización. Respondió el anfitrión, el presidente de la Obra Cultural, Josep de Luis, con una imagen: «En función de cómo se ponen los huevos nacen los pollitos. Pero la gallina [la lloca] está». Señalaron, pues, que no se cumplen las condiciones para ello, pero que se mantienen vigilantes ante el Govern de Armengol.