Imagen del interior de una discoteca en plena normalidad. | Redacción Digital

54

El Consell de Govern ha solicitado autorización al TSJB para pedir el certificado COVID para entrar en las discotecas a partir del 8 de octubre. El aforo máximo será del 75 % en mesa y con mascarilla y no se permitirá beber en la pista de baile. En cuanto a las barras, sólo se podrán utilizar para ir a recoger la bebida. Además, el horario de cierre se establecerá a las 5:00 horas.

En el caso de que la justicia no apruebe la apertura de las discotecas con estas condiciones, las partes implicadas se volverán a reunir para decidir de qué manera pueden abrirse.

Respecto al resto de locales de ocio nocturno, los que ya están abiertos en la actualidad, no se podrá bailar y el horario, que actualmente es hasta las 2:00 horas, se amplía hasta las 4:00 horas.

En relación a la restauración, el aforo de los interiores se amplía del 50 % al 75 % y se eliminan las limitaciones por mesa. El portavoz del Govern, Iago Negueruela, ha instado a los ayuntamientos a seguir permitiendo que las terrazas puedan ocupar más espacio en la vía pública para compensar que el interior de los restaurantes aún no está abierto al 100 %.

Noticias relacionadas

Tanto en las reuniones sociales como en las playas se eliminan todas las restricciones. En los gimnasios también se retiran las limitaciones pero no la del uso de las mascarillas que seguirá siendo obligatoria.

Las medidas que no requieren autorización del TSJB entrarán en vigor este próximo martes 28 de septiembre, tras su publicación en el BOIB.

El regreso a la normalidad

«Baleares vuelve prácticamente a la normalidad, con una flexibilización muy importante de medidas, pero se mantiene la distancia entre personas y el uso de la mascarilla, así como la ventilación». Así lo ha anunciado el portavoz del Ejecutivo autonómico. Previamente se había reunido la Mesa de Diálogo Social, que ha estado presidida por la presidenta del Govern, Francina Armengol. Antes había hecho lo propio con los presidentes de los consells, el presidente de la FELIB y el alcalde de Palma para abordar la situación actual de la pandemia.

Las reacciones a esta nueva situación no se han hecho esperar. Así, UGT ha señalado que la flexibilización es razonable; CCOO lo ha valorado muy positivamente y ha dado por concluida la desescalada; PIMEM Baleares lo ha celebrado porque las restricciones se han reducido de forma importante y CAEB ha hecho un llamamiento a las personas que no están vacunadas para que lo hagan.