Los estudiantes dejaron Mallorca tras la decisión de la jueza a finales del mes de junio. Las consecuencias judiciales de su encierro aún colean y ahora esperan al Supremo. | M. À. Cañellas

29

El Tribunal Supremo decidirá si el confinamiento de los jóvenes en viaje de estudios fue legal o no. La Fiscalía de Sala ha decidido recurrir la sentencia del TSJIB que avalaba la actuación del Govern y criticaba a la jueza que la anuló el pasado mes de junio a la que espetaba: «No es epidemióloga». Tanto el recurso como la sentencia del Tribunal Superior no tienen ningún efecto práctico más allá de intentar aclarar los criterios a aplicar en estos casos.

El Ministerio Público ya rechazó de entrada la decisión de confinar, que entendía que no estaba razonada de forma suficiente. Tras las sentencia del TSJIB, la Fiscalía de Balears presentó un informe a la Fiscalía de Sala en el Supremo que es quien ha decidido formalizar el recurso. La principal discrepancia con el criterio del Superior estriba en la posibilidad de ordenar el confinamiento ante meras sospechas de contacto estrecho sin identificar de forma clara a quién se encierra.

Noticias relacionadas

El TSJIB avaló la decisión del Govern al entender que los informes sanitarios aconsejaban ese confinamiento y valoraba que se tuviera en cuenta la existencia de un riesgo potencial para la salud pública. Esta es la segunda decisión sanitaria del Tribunal Superior que la Fiscalía lleva al Supremo. Ya apeló, y ganó, contra la aplicación del toque de queda nocturno en las Islas que el Alto Tribunal también consideró injustificado.

En paralelo, la Abogacía de la Comunitat reclama que se archive la investigación penal que sigue un juzgado de Palma por las denuncias por detención ilegal presentadas por los padres de los estudiantes del macrobrote. El escrito sostiene que el auto del TSJIB avala la actuación de la directora general de Salut Pública, Maria Antònia Font, contra la que se dirigen las acusaciones.

La jueza de Instrucción 12 dejó la causa en el aire el pasado mes de agosto al aplazar sin fecha la declaración de Font que había fijado para primeros de septiembre. En ese órgano se han acumulado tres denuncias diferentes contra la directora general y ahora se pide su archivo.

Punto de vista

Más demandas aún pendientes de resolver

El confinamiento de estudiantes por el macrobrote de fin de curso tiene más flecos judiciales aún. Los padres de algunos de los jóvenes presentaron demandas en los juzgados de lo Contencioso de Palma por vulneración de derechos fundamentales como consecuencia de su encierro. Están pendientes de resolver.