Recreación de una de las estaciones presentada al principio del proyecto. | Redacción Local

20

La presidenta del Govern, Francina Armengol, ha prometido este martes que en 2026 entrará en funcionamiento el tranvía entre la Plaza de España y el aeropuerto de Palma, que se comenzará a construir en 2023 financiado con 250 millones de euros procedentes de fondos europeos.

«Les anuncio que el Gobierno del Estado se ha comprometido a financiar con fondos europeos la primera fase de este proyecto histórico», ha señalado Armengol en su discurso del debate de política general en el Parlament.

La presidenta ha enmarcado el proyecto de tranvía, que se extenderá hasta el hospital de Son Espases y «toda la bahía de Palma, en la estrategia del Govern para promover la movilidad sostenible, la eficiencia energética y la reducción de las emisiones para frenar el cambio climático.

Según Armengol, la conexión entre el centro de Palma y el aeropuerto de Mallorca prestará servicio anualmente a unos 15 millones de viajeros, «desplazamientos que saldrán de las carreteras y dejarán de contaminar».

En este ámbito, la jefa del ejecutivo ha anunciado la puesta en marcha de nuevos programas de impulso de los parques fotovoltaicos para pasar de los actuales 100 megavatios de producción instalada a «más de 600 el año 2023» con el desarrollo de «parques pequeños, integrados en el territorio y con participación social».

También se ha referido al desarrollo de la central de hidrógeno de Lloseta, el fomento de los coches eléctricos, con la ampliación de los puntos de recarga hasta 500 a finales de la legislatura, y la adquisición de más trenes eléctricos para la red ferroviaria mallorquina.