La España que se llena. Balears representa la España que se llena frente a la España vaciada. En 2001 había 878.627 residentes en el Archipiélago, cifra que llegará a 1.334.731 de aquí a 10 años. El Archipiélago habrá crecido un 50 % entre 2001 y 2031, una cifra que triplica el crecimiento medio en toda España. | miquel a. cañellas

103

La población de Baleares no para de crecer y seguirá haciéndolo con fuerza en los próximos diez años. Un estudio del Instituto Nacional de Estadística (INE) pronostica que las Islas seguirán formando parte de la España que se llena frente a la España vaciada. En los próximos diez años Balears será el territorio donde más crecerá la población, hasta el punto de que la Islas superarán en habitantes a Aragón.

Las previsiones apuntan a que el crecimiento será del 13,93 % de forma que el Archipiélago alcanzará 1.334.731 habitantes. Para hacerse una idea del ritmo de crecimiento, el INE calcula que la población española apenas crecerá un 0,81 % en ese mismo periodo.

El número de habitantes crece a un mayor ritmo que el del resto de comunidades autónomas y solo Madrid y Canarias están en niveles superiores al 5 %, pero lejos de Balears. Ambas crecerán algo más de un 8 % en la próxima década. El aumento de población se concentra en la España mediterránea y en la capital, mientras que las comunidades del interior siguen despoblándose año tras año. El INE calcula que un total de nueve comunidades, además de Ceuta y Melilla, perderán población en la próxima década.

La mirada atrás

El aumento de la población balear es aún más significativo si se mira atrás. En el año 2001 vivían en las islas 878.627 habitantes; en el año 2031 lo harán 1.334.731. Eso implica que, en solo 30 años, la población de Balears habrá aumentado en 456.104 habitantes, casi como si todos los residentes en Cantabria se hubieran mudado en ese periodo a las Islas.
Es un impresionante aumento del 51,9 % en solo 30 años. Más que triplica el crecimiento de la media española, que llegará al 16,3 % según las previsiones del INE, y aleja aún más a Balears de las comunidades que estuvieron cerca del Archipiélago en población, como Asturias o Extremadura, pero que pierden habitantes.

Este disparado aumento de población no solo tiene consecuencias demográficas, sino que las tiene en el medio ambiente, las infraestructuras y la economía. Más población significa más necesidades, como carreteras, depuradoras, colegios, hospitales, red de agua, de alcantarillado o de eliminación de residuos. Más población ha significado, además, que Balears haya perdido riqueza relativa en los últimos años en España. A finales del siglo pasado, Balears era la comunidad española con mayor riqueza per cápita. La cifra ha ido cayendo en los últimos años y, sin tener en cuenta la hecatombe de la pandemia en el año 2020, a Balears ya la superan Madrid, País Vasco, Navarra, Catalunya y Aragón, e incluso está por debajo de la media europea.

El debate de la financiación

El reto demográfico será, también, una de las claves que condicionarán la negociación del futuro sistema de financiación. Las comunidades que pierden población han comenzado a formar un bloque más allá de su color político para que la población no sea el factor determinante a la hora de financiar a las comunidades. En este bloque están Aragón y Castilla-La Mancha (PSOE), pero también Galicia y Castilla y León (PP). El Govern balear quiere hacer bloque con las que se llenan, de ahí los contactos que ya mantiene con la Comunitat Valenciana para este fin.