Dos jóvenes reciben la vacuna. | Domenech Castelló

15

El Govern ha pedido permiso al Tribunal Superior de Justicia de les Illes Balears (TSJIB) para exigir la doble vacunación o prueba PCR para entrar en grandes acontecimientos deportivos o culturales y en residencias de la tercera edad. Esta medida ya está en vigor, pero el Govern ha decidido pedir autorización a los jueces a la vista de la sentencia del Tribunal Supremo que considera que afecta a derechos fundamentales, por lo que se requiere el visto bueno de los tribunales.

El Govern descarta, por ahora, exigir este certificado para poder entrar en gimnasios y para acceder a los entrenamientos deportivos a la espera de qué dicen los tribunales, a pesar de que se anunció que, a partir de septiembre, se exigiría la doble pauta de vacunación o una PCR para poder desarrollar estas actividades. «Esperamos a ver qué dice TSJIB a la espera de tomar otras decisiones en otros ámbitos», ha señalado el portavoz.

Noticias relacionadas

Iago Negueruela ha admitido que el Ejecutivo es partidario de esta exigencia, en consonancia con las reclamaciones de algunos sectores afectados, como el del ocio nocturno, que ya ha pedido poner en marcha esta herramienta para entrar en sus establecimientos. Sin embargo, los últimos reveses judiciales han hecho que el Ejecutivo no tome ninguna decisión, tampoco para acceder a bares y restaurantes, a la espera de lo que diga el TSJIB.

«No había ninguna medida pactada con los agentes sociales», ha dicho Negueruela cuando se le ha recordado que el Govern anunció esta exigencia en gimnasios y entrenamientos. «Se analizará con otros sectores si se implanta o no», ha añadido. El conseller se ha mostrado partidario de que se apruebe un marco normativo estatal de cumplimiento en todas las comunidades autónomas para evitar que los jueces tumben decisiones que adopten las comunidades autónomas.

La misma exigencia para acceder a bares y restaurantes, también contemplada por el Govern, no tiene de momento visos de ponerse en marcha de manera inminente por las trabas jurídicas a las que se podría enfrentar.