Imagen de archivo de una protesta de los 'riders'. | Pere Bota

1

Los repartidores a domicilio de Mallorca se han mostrado «decepcionados» con la nueva 'ley rider' que entra este jueves en vigor, asegurando que sólo les ha supuesto «perder ingresos» mientras que previsiblemente seguirán trabajando como autónomos, aunque, sospechan, con peores condiciones.

«Hay gente que se pensaba que le iban a hacer un contrato», ha explicado a Europa Press la portavoz de Repartidosunidos.org en Mallorca, Mercedes Echegaray.

Según ha indicado, de las distintas plataformas que trabajaban en Mallorca, la mayoría sólo podrán seguir trabajando con Glovo. Deliveroo ya anunció su cierre, Uber Eats ha recurrido a subcontratas y Just Eat ya tenía otro modelo y está negociando un convenio colectivo.

Echegaray ha explicado que Glovo ha modificado su operativa introduciendo unas tarifas variables con las que «eliminar el indicio de laboralidad» y poder mantener a los repartidores como autónomos. La ley lo permite mientras la empresa pueda demostrar que el trabajador funciona de forma autónoma, «a eso se han agarrado», ha apuntado la portavoz de los 'riders'.

Sin embargo, las tarifas base podrán variar también a la baja, lo que para este colectivo de repartidores podría implicar «promover que la gente trabaje por muy poco dinero» y «aprovecharse de la gente que, por necesidad, lo hará por menos».

«A la ley lo único que le pedíamos era precisamente que nos diera capacidad para organizarnos y negociar en grupo las condiciones con las plataformas», ha lamentado Echegaray.

La portavoz de Repartidoresunidos.org ha informado de que ya varios compañeros han decidido dejar el oficio y que incluso los que estaban a favor de la ley están decepcionados, «porque están viendo que los famosos contratos no lo eran». Para Echegaray, el resultado de la ley ha sido una disminución de la competencia que les «dificulta mucho poder negociar precios».

Mientras se elaboraba la nueva ley, Repartidoresunidos.org promovió diversas concentraciones motorizadas en Palma en contra del texto.

La nueva Ley

La llamada 'ley de riders', que obliga a las plataformas digitales de reparto a contratar como asalariados a sus repartidores, entra en vigor este jueves, 12 de agosto.

La norma es fruto del acuerdo que alcanzaron el pasado mes de marzo el Ministerio de Trabajo y Economía Social, CCOO y UGT y las organizaciones empresariales CEOE y Cepyme y afecta a las relaciones laborales entre las plataformas dedicadas al reparto o distribución de cualquier producto o mercancía y sus trabajadores, es decir, que no afecta sólo a las empresas de reparto de comida a domicilio como Glovo, Uber Eats y Deliveroo.

La ley reconoce la presunción de laboralidad de los trabajadores que prestan servicios retribuidos de reparto a través de empresas que gestionan esta labor mediante una plataforma digital, en línea con la sentencia que dictó el Tribunal Supremo en septiembre de 2020, en la que establecía que los repartidores son trabajadores por cuenta ajena y no autónomos.

Asimismo, la norma contempla que la representación legal de los trabajadores deberá ser informada de las reglas que encierran los algoritmos y los sistemas de inteligencia artificial que pueden incidir en las condiciones laborales por las que se rigen las plataformas, incluyendo el acceso y mantenimiento del empleo y la elaboración de perfiles.

En concreto, se recoge en el Estatuto de los Trabajadores que todas las empresas (no sólo las plataformas de reparto) deben informar de los parámetros, reglas e instrucciones en los que se basan los algoritmos o sistemas de inteligencia artificial que afectan a la toma de decisiones que pueden incidir en las condiciones de trabajo, el acceso y el mantenimiento del empleo, incluida la elaboración de perfiles.