Afluencia turística. Las zonas turísticas de Mallorca reflejan unos niveles de actividad óptimos, aunque todavía están un 40 % por debajo en comparación con 2019. El gasto del turismo internacional no para de crecer, lo cual es positivo para la economía. | M. À. Cañellas

36

La curva de contagios en las Islas empieza su descenso pero sigue en lo más alto, en el conjunto del Estado, desde el viernes pasado. Con una incidencia a 14 días de 973,8 casos por 100.000 habitantes, Baleares es la comunidad con mayor propagación del virus en estos momentos. Tanto es así que sólo en lo que llevamos de verano se han producido el 28,8 % de todos los positivos notificados por Salut durante toda la pandemia, esto son 24.661 casos de un total de 85.720.

Este miércoles se notificaron otros 692 enfermos de COVID, menos de los 864 que se han llegado a ver, pero una cifra todavía muy elevada. Y si algo se sabe de la pandemia es cómo evoluciona a partir de ahora: a medida que se vaya afianzando esta bajada de la incidencia se seguirá viendo un incremento de casos en los hospitales donde ayer se contabilizaban 422 ingresos, de los que 76 están graves en una UCI, diez más que el día anterior.

La presión en las camas de críticos sigue en una zona de riesgo alto con el 27 % de su ocupación, lo que ha alterado la organización de todos los hospitales en una época en que, además, las plantillas están mermadas por descanso del personal.

Si bien es cierto que la vacunación impide que las cifras sobre la COVID severa sean mucho más altas, con una incidencia que en julio ha llegado a superar los 1.000 casos es imposible no seguir registrando enfermos que revistan gravedad. La previsión de la consejera es que las hospitalizaciones se incrementen hasta la tercera semana de agosto y, sí, algunos empeorarán y morirá gente. De hecho este miércoles se notificaron cuatro nuevas defunciones a causa de esta enfermedad y ya son 13 las contabilizadas en los tres primeros días de agosto.

Noticias relacionadas

La conocida como ola joven ha contagiado a 11.880 personas de la franja de entre 30 y 39 años; otros 11.868 del colectivo veinteañero y 11.348 de las personas de entre 40 y 49 desde que se iniciara el verano a finales del pasado mes de junio.

Vacunación

Para entonces empezaba a abrirse la vacunación a todos ellos y a día de hoy, el 47 % de la población de menos de 49 años ya ha recibido las dos dosis de la vacuna, la única herramienta con la que combatir el virus.

En Baleares hay ya 663.751 personas con la pauta completa, el 64,1 % de la población diana, que tiene más de 12 años. La meta del 70 % ya se aprecia para este mismo mes, tal y como auguraban las previsiones al inicio de la campaña. De hecho Salut ponía ayer a disposición de la población de 12 o más años otras 68.362 nuevas citas a las que se accede a través de BitCita.

Paralelamente, también empezó la libre vacunación de las mujeres embarazadas que todavía no se hubieran puesto una dosis. Cada día, hasta el próximo miércoles, podrán acudir a cualquier vacunódromo (excepto Germans Escalas y Son Espases) sin cita previa de las 16.00 a las 19.00 horas. La intención es proteger de la enfermedad a quien está en estado de gestación, ya que se ha demostrado que la COVID puede agravarse en estos casos. Se recomienda asimismo para la etapa de la lactancia.

Más casos en las residencias

La vacuna protege pero no es infalible. Y las altas cifras de incidencia ya tienen su repercusión en los geriátricos donde ayer había 85 contagios entre los usuarios (ocho más que el día anterior) y 46 entre trabajadores. En Mallorca está afectada la residencia Huialfàs de sa Pobla con 11 residentes infectados, hospitalizados. También la Posada dels Olors, en Artà, con tres positivos entre usuarios y un trabajador. La Llar d’Ancians tiene cinco casos en empleados y dos en mayores, y la recién intervenida Llar de Calvià ya sumaba ayer 25 positivos (el 45 % de sus usuarios) y dos trabajadores.