La ocupación de las UCI de Balears ya está al 16 %, en zona de riesgo alto. | miquel a. cañellas

15

La multiplicación de casos en el último mes ha complicado de tal manera la labor de los rastreadores que en estos momentos ya no se conoce cómo se producen el 60 % de los contagios, según los últimos datos publicados por el Ministerio de Sanidad.

Ahora mismo, solo hay constancia de la trazabilidad del 39,7 % de todos los contagios, lo que significa que seis de cada diez se producen sin que se sepa su origen.

La Conselleria notificó ayer que en estos momentos hay 255 personas ingresadas en alguno de los hospitales de las Islas y otras 45 están en plana. Eso significa que el grado de ocupación de las UCI es ya del 16 %, lo que implica un riesgo alto.

Este domingo se notificaron otros 715 casos, por lo que la incidencia acumulada sigue disparada, cerca de los 800 casos por cada 100.000 habitantes. En estos momentos hay más de 10.000 personas atendidas por COVID-19 en Atención Primaria cuando hace un mes eran menos de 1.000.

Las medidas

La incidencia no baja, pero el Govern confía en que las nuevas restricciones que entraron en vigor la semana pasada sirvan para poner cerco a la propagación del virus.
En unas declaraciones a Europa Press, la consellera de Salut, Patricia Gómez, lanza un mensaje a quienes rechazan ponerse la vacuna: «No vacunarse ahora puede suponer verse en una UCI intubado bocabajo».

Más del 70 % vacunado

La consellera añade que el objetivo de Balears es superar el 70 % de vacunados que se ha marcado España para conseguir la inmunidad de rebaño. «No nos conformamos con el 70 %, queremos incrementarlo al máximo y lo más rápido posible», remarca en la entrevista.
Para conseguirlo, el Govern se ha puesto a trabajar para conseguir que aquellas personas que no quieren vacunarse, lo hagan. «Muchos dicen ‘ya me vacunaré en septiembre’, pero eso puede suponer verse en una UCI», insiste Gómez.

Para Gómez, «vacunarse es un acto de solidaridad, no sólo de protección personal». Reconoce «cierta inquietud» ante los profesionales sanitarios, de residencias de mayores o centros de día que no han querido vacunarse porque «contagiar a una persona mayor, aunque esté vacunada, puede tener consecuencias graves».

«Esperamos salir de esta ola sin tener que tomar otras medidas más restrictivas», asegura. Insiste en que, entres los planes del Govern, no está pedir el toque de queda.