Una veintena de personas se dieron cita en Palma para protestar contra las calesas. | Emilio Queirolo

26

Aldedor de 20 personas se han concentrado esta tarde en la explanada entre la Seu i el Palau de l’ Almudaina con la intención de protestar contra las calesas tiradas por caballos. El lugar elegido es uno de los puntos en los que se concentran los carruajes que ofrecen visitas guiadas por Palma.

Aida Cortecero es la presidenta de ICA (Información Cocienciación Acción), el colectivo que convocó el acto de rechazo a esta práctica de tracción animal. Cortecero afirma que «llevamos años viniendo aquí para pedir la liberación de los caballos porque puedes conocer la ciudad con un montón de alternativas a su sufrimiento. También demandamos la retirada de las licencias a los conductores y que la Policía Local de Palma haga cumplir las ordenanzas ya vigentes sobre los caballos».

«Las ordenanzas que no se cumplen son: los caballos salen a trabajar en alerta naranja y roja, cosa que esta prohibida; llevan pasajeros en el percante (el asiento delantero), llevan hasa seis pasajeros; utilizan retrovisores no reglamentarios…»

Durante una protesta, un conductor de calesas se dirigió al lugar de la concentración pero fue interceptado por una pareja de la Policía Local. Los agentes le recomendaron dar media vuelta para no provocar conflictos. El cochero acató la recomendación y volvió por donde había venido.