La restauración debe cerrar a la una de la madrugada desde este jueves. | Irene Arango

40

El sector de la restauración vuelve a verse afectado por las nuevas restricciones para frenar la propagación de la COVID-19 en las Islas. Aunque las patronales CAEB y PIMEB dieron el visto bueno al paquete de medidas aprobado ayer en Consell de Govern y debatido el lunes en la Mesa del Diálogo Social, desde CAEB Restauración manifestaron ayer su oposición al recorte horario y de aforo en mesas.

A partir de este jueves, todos los negocios de restauración, así como salas de juegos, cafés concierto y bares de copas, deberán cerrar a la una de la madrugada, una hora antes que en la actualidad. «Esta hora que nos quitan en verano equivale a ocho de un día de invierno», indicó el presidente de CAEB Restauración, Alfonso Robledo, en referencia a todos los negocios que tienen licencia para abrir hasta las dos. Aseguró que en esta hora, en el conjunto de Balears «se mueve mucho dinero».

Hay que recordar que el horario que fija el Govern siempre está supeditado al que establecen las licencias municipales, por lo que existen negocios de restauración que deben cerrar antes y esta nueva restricción no les trastoca. Por contra, sí que se ven todos afectados por la reducción de aforo en las mesas. A partir de mañana, en los exteriores el máximo pasa de 12 a 8; mientras que en los interiores, se reduce de seis a cuatro.

«Volvemos a estar de nuevo con el límite de personas por mesa que perjudica a familias de más de cuatro personas que quieran comer dentro», dijo Robledo. El presidente de CAEB Restauración lamentó estar de nuevo en el foco de las restricciones «ya no es nuestra guerra, llevamos más de un año luchando para demostrar que nuestros negocios son seguros», concluyó.

Reconoció que el problema del aumento de los contagios «está en la calle y en domicilios privados» y celebró que se aumenten las multas contra el botellón. «Nos parece bien que se focalice donde se propaga el virus y contra quienes no cumplen la normativa, pero nosotros ya no estamos en esta guerra», aseguró.

Robledo recordó que la actividad de la restauración fue mínima durante el pasado invierno e insistió en que necesitan trabajar para recuperar todo lo perdido en los últimos meses. «Lo necesitamos, sobre todo, para poder mantenernos los próximos meses de invierno», admitió.

Desde la asociación de Restaurantes, Bares y Cafeterías (RBC) de PIMEM no se pronunciaron sobre las nuevas restricciones a la espera de su publicación en el BOIB. Previsiblemente se publicará hoy junto con el resto de medidas aprobadas. Respecto a la prohibición de reuniones con no convivientes entre las 1:00 y las 6:00 horas tanto en interiores como al aire libre, el Govern está pendiente de que la Justicia lo autorice. La previsión es poderlo aplicar a partir del sábado.

Las patronales CAEB y PIMEB dieron el visto bueno al conjunto de medidas, si bien una de sus premisas era alterar lo mínimo posible las actividades económicas. La presidenta de CAEB, Carmen Planas, insistió en que «los empresarios han hecho los deberes». La nueva oleada de contagios ha implicado dar marcha atrás en la desescalada y ha paralizado la apertura progresiva del ocio nocturno, que se mantiene cerrado desde el año pasado.