El director de la OBIA, Serafín Carballo.

77

La consellera de Afers Socials, Fina Santiago, destituyó este martes al director de la Oficina Balear de la Infancia y la Adolescencia (OBIA), Serafín Carballo por haberse negado rotundamente a vacunarse contra la COVID-19. «Le cité personalmente para que me diera sus explicaciones pero no es por temas por salud, que serían los únicos que tendríamos en consideración», explica Santiago.

Así, aunque la Conselleria entiende que esta decisión es legítima, considera que Carballo no puede continuar estando al frente de una institución y ostentando un cargo público, dado que su postura es incompatible con los valores y los criterios sanitarios que defiende y promueve el Govern respecto a la vacunación y a la salud pública.

«Nunca imaginábamos estar en esta tesitura. No teníamos un protocolo para estos casos y cuando conocí su postura hablé con otros consellers y con la presidenta y tomamos esta decisión», explica Fina Santiago.

Cabe recordar que el pasado mes de mayo se propuso una modificación de la Ley de Salud Pública para designar ciertos colectivos de población para los que la vacunación pasaría a ser obligatoria. Aunque sigue pendiente de los criterios de Salut, la presidenta del Govern, Francina Armengol, explicó en su día que se hacía referencia a personal «sanitario o sociosanitario».

Así pues se da la circunstancia de que todavía puede haber funcionarios trabajando, por ejemplo, en una residencia que no se vacunen, «pero un cargo público no puede ir en contra de esta decisión del Govern porque puede que, con su actitud, confunda a la población», explicó Fina Santiago.

La destitución tendrá que ser ratificada el próximo lunes por el Consell de Govern pero se produce en un momento delicado ya que el mismo Serafín Carballo había entregado ya la memoria anual del OBIA a este órgano y al Parlament, donde normalmente acude a hacer la presentación. «Ya veremos cómo lo hacemos», dijo la consellera que reconoce que ya se está buscando a un sustituto.

Pese a todo, la Conselleria de Afers Socials, a la cual está adscrita la Oficina, puso ayer de manifiesto el trabajo y confianza en la gestión desarrollada por su director desde que en noviembre de 2016 se puso al frente de este organismo. «No es una decisión tomada por su trabajo que ha sido muy bueno estos años», lamentó Santiago.

Noticias relacionadas