José Vicente Marí Bossó, Vicenç Vidal, Josep Lluís Aguiló y Cosme Bonet, este jueves.

5

El vicepresidente de la Cámara de Comercio de Mallorca, Josep Lluís Aguiló, participó este jueves en la ponencia de estudio sobre la insularidad y la situación periférica de las ciudades de Ceuta y Melilla, en el Senado. Durante su intervención, Aguiló reclamó al Estado que «entienda, valore y compense, las desventajas que supone el hecho insular para el tejido empresarial y social».

Una de las dificultades logísticas que más dañan a las industrias insulares es el transporte de mercancías y las carencias para corregir este déficit estructural. Más allá de desarrollar efectivamente el factor insularidad en el Régimen Especial de las Illes Balears (REIB), Aguiló solicitó la excepción de la aplicación de la ley de mínimos en las subvenciones al transporte de mercancías. Esta normativa europea limita a 200.000 euros las ayudas que pueden recibir las empresas en tres años.

La Cámara de Comercio trabaja en la actualización del ‘Informe sobre la subvención al transporte de mercancías en Balears’. Según los datos que se están analizando, proporcionados por Delegación del Gobierno, 343 empresas industriales de Balears solicitaron en el ejercicio económico 2019 subvenciones por valor de 5.400.000 euros, para compensar el coste del transporte de mercancías. Debido a la aplicación de la ley de mínimos, tan solo se recibieron 3.100.000 euros, lo significó que esta limitación impidió a las empresas dejar de percibir más de 2 millones.

«Nuestra industria está sufriendo mucho, incluso está en peligro de desaparición, al no poder ser competitiva en un mundo globalizado por tener que enfrentarse, sin apenas ayudas, al sobrecoste que supone la insularidad. No somos considerados región ultraperiférica por nuestra cercanía a la Península y esto nos está perjudicando», comentó Josep Aguiló durante su intervención en el Senado.